Saltar al contenido

Tarjeta de Visita Digital. Beneficios y Cómo Crear la Tuya

Una tarjeta de visita digital es una manera rápida y sencilla de compartir tus datos de contacto con potenciales clientes.

Los medios digitales han superado a los impresos en casi todos los aspectos de la vida cotidiana. Pero mientras que los periódicos y las revistas de papel han seguido el camino de los dinosaurios, las tarjetas de visita impresas se han mantenido. Esto está a punto de cambiar gracias a la creciente popularidad de las tarjetas de visita digitales.

Las tarjetas de visita digitales facilitan la creación de redes al integrarse con los contactos incorporados en los dispositivos digitales. Además, son mucho más fáciles de hacer, compartir y suponen un menor gasto que las tarjetas de visita tradicionales. Al mismo tiempo, su popularidad sigue creciendo y no hay tanta información sobre cómo hacerlas. Para aclarar el proceso, hemos elaborado esta guía sobre las tarjetas de visita digitales.

Ejemplos de tarjetas de visita digitales para profesionales.

Una tarjeta de visita digital es un archivo informático que contiene información de contacto, incluyendo texto y multimedia, que puede compartirse electrónicamente entre dispositivos. Dado que su uso aún no está tan extendido, a veces puede denominarse tarjeta de visita virtual o electrónica.

Como todos estos nombres implican, es esencialmente la versión digital de una tarjeta de visita física. De hecho, una tarjeta de visita impresa escaneada y cargada en un ordenador puede considerarse técnicamente una tarjeta de visita digital.

Por supuesto, una tarjeta de visita digital puede ser mucho más que una imagen estática, como veremos más adelante. Pero primero, vamos a ver cómo funcionan exactamente estos archivos.

El tipo de archivo tradicional que se utiliza para almacenar información de contacto se denomina vCard (Virtual Card) o VCF (Virtual Contact File); son la misma cosa. Los Macs y los PCs vienen con la capacidad de crear y leer archivos vCard a través de las aplicaciones de contacto integradas.

Las aplicaciones de terceros, como Gmail, Outlook y los servicios de CRM también leen y almacenan la información de las vCard en las listas de contactos. A menudo, cada vez que se crea un nuevo contacto en algún tipo de aplicación de mensajería, se está creando un nuevo archivo vCard.

El formato de archivo vCard es capaz de almacenar texto y una imagen como una foto de perfil. La forma en que se muestra toda esa información depende de la aplicación que la lee, es decir, los diseñadores de la interfaz de usuario ya han creado reglas para que los datos entrantes se ajusten a la marca de la aplicación. En definitiva, las vCards son un formato de archivo relativamente antiguo y algo limitado en cuanto a lo que pueden hacer: consisten principalmente en campos de entrada de texto.

También hay aplicaciones de creación de tarjetas de visita digitales que crean su propio formato de archivo, utilizando el almacenamiento en la nube para tus datos y lista de contactos. Suelen basarse en plantillas de diseño personalizables. Si quieres añadir creatividad a tu tarjeta de visita digital, tendrás que trabajar con un diseñador y un desarrollador. Más adelante hablaremos de estos procesos.

Las tarjetas de visita virtuales ofrecen una serie de ventajas sobre las tarjetas de visita impresa tradicionales.

Una tarjeta de visita digital ofrece una serie de ventajas sobre las tarjetas impresas tradicionales. Esto no quiere decir que tengas que elegir entre una y otra, de hecho, lo ideal es utilizar ambos formatos según la situación en la que nos encontremos, pero aquí te enumeramos los principales beneficios que tienen las tarjetas de visita virtuales:

  • Integración inmediata con las listas de contactos. Esta es una de las principales ventajas: en lugar de esperar que el receptor de tu tarjeta de visita no la tire inmediatamente y acabe tomando la decisión de añadirte a sus contactos, las tarjetas de visita digitales se integran en las listas de contactos automáticamente.
  • Contacto al alcance de un clic. Lo único que tiene que hacer el receptor es tocar tu número de teléfono o el icono de una red social para ponerse en contacto contigo.
  • No hace falta contacto físico para entregarlas. Ante una pandemia mundial, las tarjetas virtuales han cobrado una mayor importancia ya que no requieren contacto entre las personas para compartirlas.
  • Sin costes de impresión. Aunque algunos fabricantes de tarjetas de visita digitales cobran una cuota de suscripción por almacenar tus datos, es mucho más barato que el coste de la impresión de cartulinas a granel.
  • Adaptable. Si te equivocas en la primera pasada, tus datos cambian o simplemente te aburres del diseño, puedes cambiarlo fácilmente. Con las tarjetas impresas, cambiar la información te obliga a reimprimir un nuevo lote.
  • Suministro infinito. Nunca te quedarás sin tarjetas y tendrás que volver a pagar a la imprenta.
  • Más libertad creativa. A diferencia del diseño impreso, los colores y el tamaño no están limitados (aunque se recomienda apuntar a las dimensiones de los teléfonos móviles).
  • Capacidades multimedia. Los vídeos y las animaciones son posibles con los archivos digitales.
  • Más oportunidades de compartir. Las tarjetas impresas requieren una interacción en persona. Una tarjeta de visita digital puede adjuntarse casualmente a la firma de un correo electrónico. Algunos creadores de tarjetas virtuales pueden incluso integrarse con otras aplicaciones digitales de terceros, como Zoom, permitiéndote colocar tus datos personales y el código QR dentro de un fondo virtual.
Cómo compartir una tarjeta de visita digital o virtual.

Crear una tarjeta de visita digital es una cosa, pero ¿cómo se supone que vas a entregar algo que no puedes tocar? Los métodos más comunes incluyen una URL, un archivo adjunto en la firma del correo electrónico y/o un código QR que el cliente potencial puede escanear directamente desde su teléfono o una fuente impresa.

Si has creado tu tarjeta a través de un servicio de creación de tarjetas de visita digitales o una aplicación de contactos como Gmail, ese programa tendrá sus propias instrucciones específicas para compartirla.

La NFC, o comunicación de campo cercano, es otra opción. Esta tecnología transmite datos de forma inalámbrica, y es la más utilizada por servicios de pago como Apple Pay.

En ese contexto, el comprador toca con su teléfono un dispositivo que captura automáticamente la información de su tarjeta de crédito. Este enfoque, sin embargo, no es la opción más práctica para compartir tarjetas de visita, ya que se necesita un dispositivo separado, específico de NFC, para leer los datos que se transmiten.

Antes de crear tu tarjeta de visita virtual, empieza por asignar toda la información y los activos multimedia necesarios. Tenerlos a mano para dárselos a un diseñador o introducirlos en un creador de plantillas facilitará el proceso de diseño. Y en caso de que aún no lo hayas hecho, debes asegurarte de que has establecido la identidad de tu marca personal, incluyendo el logotipo, la combinación de colores y las fuentes.

Las tarjetas de visita digitales pueden incluir toda la información estándar de una tarjeta de visita impresa, pero también tienen más funciones que puedes aprovechar. Estos son algunos ejemplos de los elementos típicos que necesitará para una tarjeta de visita digital:

  • Nombre
  • Título del trabajo y acreditaciones
  • Eslogan que explique lo que haces/ofreces
  • Foto y/o logotipo
  • Número de teléfono
  • Correo electrónico
  • Ubicación general (ciudad, estado/país está bien)
  • Enlaces tu página sitio web
  • Enlaces sociales (cualquier cosa relevante para su negocio, desde Twitter hasta Twitch)
  • Multimedia (por ejemplo, un vídeo explicativo/de presentación)
  • Botón de guardar/descargar (descarga su archivo VCF o vCard en bruto en los contactos del receptor)
  • Botón de compartir (en caso de que el receptor conozca a alguien más que necesite tus servicios)

Aplicaciones y páginas de diseño online

Hihello te permite diseñar tu tarjeta de visita virtual de manera sencilla y rápida.

Si necesitas una solución rápida y sencilla para crear rápidamente tu tarjeta de visita digital, existen aplicaciones y páginas web en la que puedes diseñar tu tarjeta personal fácilmente y sin necesidad de conocimientos de diseño gráfico.

HiHello es una app (también cuenta con una página web) con la que puedes crear una tarjeta de visita virtual sin esfuerzo.

Canva es otra opción muy popular. Es un programa de diseño online en el que podrás crear tu tarjeta y todo el material de diseño que necesites (flyers, carteles, imágenes para redes sociales, etc)

Este tipo de soluciones ofrecen un gran número de plantillas y recursos que te permitirán diseñar una tarjeta atractiva y profesional sin tener que recurrir a un diseñador gráfico.

Contratar un diseñador

Si quieres crear una tarjeta única y diferente, lo mejor es hacerlo con una persona que se dedique al diseño gráfico y pueda plasmar tus ideas (O hacerlo tú si posees conocimientos de diseño)

Aunque es una opción menos económica, tendrás la garantía de que tu diseño es completamente único, lo que hará que tu tarjeta sea mucho más profesional que si compartes la misma plantilla que miles de personas más.

Además, un diseñador podrá crear tarjetas mucho más espectaculares que incluyan animaciones y otros elementos que harán que tu tarjeta destaque por encima del resto.

Escanear tu tarjeta de visita física

Otra opción es escanear y digitalizar tu tarjeta de visita física y convertirla a un formato de tarjeta digital. Podrás hacerlo rápidamente si cuentas con los archivos del diseño de tu tarjeta.

nv-author-image

Graduado en psicología y aficionado a la guitarra flamenca y los juegos de mesa. Me gusta escribir sobre psicología, marketing, historia y mitología en The Color Blog.View Author posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.