Saltar al contenido

Walt Disney. El Genio de la Animación. Conoce su historia

Walt Disney junto al personaje de Mickey Mouse en Disneylandia.

Disney es una de las marcas más reconocidas a nivel mundial, pero pocos conocen la historia de Walt Disney, el creador de la compañía que domina el mundo de la animación y el entretenimiento.

Desde el revés empresarial que le impulsó a desarrollar su personaje de dibujos animados más famoso hasta el persistente mito que rodea su muerte, en este artículo vamos a contarte los detalles de la vida de Walt Disney.

Walt Disney es sin ninguna duda uno de los animadores más conocidos de la historia.

Walt Disney, cuyo nombre completo era Walter Elias Disney (nacido el 5 de diciembre de 1901 en Chicago, Illinois, Estados Unidos, y fallecido el 15 de diciembre de 1966 en Los Ángeles, California), fue un productor de cine y televisión y hombre del espectáculo estadounidense, famoso por ser el pionero de las películas de dibujos animados y por ser el creador de personajes de dibujos como el ratón Mickey y el pato Donald.

También planificó y construyó Disneylandia, un enorme parque de atracciones que se inauguró cerca de Los Ángeles en 1955, y antes de su muerte había empezado a construir un segundo parque de este tipo, Walt Disney World, cerca de Orlando (Florida).

La Disney Company que fundó se ha convertido en uno de los mayores conglomerados de entretenimiento del mundo.

Tarjetas de visita de Walt Disney.

Walter Elias Disney era el cuarto hijo de Elias Disney, un carpintero, agricultor y constructor ambulante, y de su esposa, Flora Call, que había sido maestra de escuela pública.

Cuando Walt era poco más que un bebé, la familia se trasladó a una granja cerca de Marceline, Missouri, un típico pueblecito del Medio Oeste, del que se dice que sirvió de inspiración y modelo para la Main Street, U.S.A., de Disneyland.

Allí Walt comenzó su educación y mostró por primera vez su gusto y aptitud por el dibujo y la pintura con lápices de colores y acuarelas.

Su inquieto padre pronto abandonó sus esfuerzos en la agricultura y trasladó a la familia a Kansas City, Missouri, donde compró una ruta de periódicos por la mañana y obligó a sus jóvenes hijos a ayudarle a repartir periódicos. Walt dijo más tarde que muchos de los hábitos y compulsiones de su vida adulta procedían de las disciplinas e incomodidades de ayudar a su padre con la ruta del periódico.

En Kansas City, el joven Walt Disney empezó a estudiar caricatura en una escuela por correspondencia y más tarde tomó clases en el Instituto de Arte y la Escuela de Diseño de Kansas City.

En 1917, los Disney se trasladaron de nuevo a Chicago y Walt ingresó en el instituto McKinley, donde tomó fotografías, hizo dibujos para el periódico escolar y estudió caricatura de forma paralela, ya que tenía la esperanza de conseguir un trabajo como dibujante de periódicos.

Su progreso se vio interrumpido por la Primera Guerra Mundial, en la que participó como conductor de ambulancias para la Cruz Roja estadounidense en Francia y Alemania.

Al regresar a Kansas City en 1919, encontró un empleo ocasional como dibujante y entintador en estudios de arte comercial, donde conoció a Ub Iwerks, un joven artista cuyo talento contribuyó en gran medida al éxito inicial de Walt.

Sus primeros dibujos animados

Insatisfechos con sus progresos, Disney e Iwerks crearon un pequeño estudio propio en 1922 y adquirieron una cámara de cine de segunda mano con la que hicieron películas publicitarias animadas de uno y dos minutos para distribuirlas en los cines locales.

Fragmento de Alice in Cartoonland de Walt Disney

También realizaron una serie de sketches de dibujos animados llamados Laugh-O-grams y la película piloto de una serie de cuentos de hadas de siete minutos que combinaban acción real y animación, Alice in Cartoonland.

Un distribuidor de películas de Nueva York engañó a los jóvenes productores y Disney se vio obligado a declararse en quiebra en 1923. Se trasladó a California para seguir una carrera como director de fotografía, pero el sorprendente éxito de la primera película de Alicia obligó a Disney y a su hermano Roy -socio comercial de toda la vida- a reabrir el negocio en Hollywood.

Oswald, el conejo afortunado

Con Roy como director comercial, Disney reanudó la serie de Alicia, convenciendo a Iwerks para que se uniera a él y le ayudara a dibujar los dibujos animados. Inventaron un personaje llamado Oswald el Conejo Afortunado, contrataron la distribución de las películas a 1.500 dólares cada una y lanzaron propiamente su pequeña empresa. En 1927, justo antes de la transición al sonido en el cine, Disney e Iwerks experimentaron con un nuevo personaje: un ratón alegre, enérgico y travieso llamado Mickey (Al cual seguro que conoces).

Habían planeado dos cortometrajes, llamados Plane Crazy y Gallopin’ Gaucho, que iban a presentar a Mickey Mouse cuando The Jazz Singer, una película con el popular cantante Al Jolson, trajo la novedad del sonido al cine.

Steamboat Willie

Reconociendo plenamente las posibilidades del sonido en las películas de dibujos animados, Walt Disney produjo rápidamente un tercer dibujo animado de Mickey Mouse equipado con voces y música, titulado Steamboat Willie, y dejó de lado las otras dos películas de dibujos animados sin sonido. Cuando apareció en 1928, Steamboat Willie fue una sensación.

El éxito de Mickey Mouse y el nacimiento de nuevos personajes

Al año siguiente, Disney inició una nueva serie llamada Silly Symphonies (Sinfonías tontas) con una película titulada The Skeleton Dance (El baile del esqueleto), en la que un esqueleto se levanta del cementerio y realiza un baile grotesco y estridente con música basada en temas clásicos.

La película, original y con un ritmo rápido, garantizó la aclamación popular de la serie, pero, al aumentar los costes por el complicado trabajo técnico y de dibujo, la operación de Disney estaba continuamente en peligro.

Sin embargo, la creciente popularidad de Mickey Mouse y su novia, Minnie, atestiguó el gusto del público por la fantasía de pequeñas criaturas con el habla, las habilidades y los rasgos de personalidad de los seres humanos. (El propio Disney puso voz a Mickey hasta 1947.)

Esta popularidad llevó a la invención de otros personajes animales, como el Pato Donald y los perros Pluto y Goofy.

En 1933, Walt Disney produjo un cortometraje, Los tres cerditos, que llegó en plena Gran Depresión y arrasó en el país. Su tratamiento del cuento de hadas del cerdito que trabaja duro y construye su casa de ladrillos contra los resoplidos de un lobo amenazante se ajustaba a la necesidad de fortaleza ante el desastre económico, y su canción «Who’s Afraid of the Big Bad Wolf?

Fue en este periodo de dificultades económicas, a principios de los años 30, cuando Disney se ganó el cariño del público de todo el mundo con sus dibujos animados, y su empresa empezó a ganar dinero a pesar de la Depresión.

Flower and Trees, ganadora de un premio Oscar

Para entonces, Disney había reunido una plantilla de jóvenes creativos, encabezados por Iwerks. El color se introdujo en la película ganadora del Oscar Silly Symphonies Flowers and Trees (1932), mientras que otros personajes animales fueron apareciendo en películas como The Grasshopper and the Ants (1934) y The Tortoise and the Hare (1935).

Roy se encargó de las ventas del merchandising de los dibujos animados de Mickey Mouse y el Pato Donald -relojes, muñecos, camisetas y tops- y cosechó más riqueza para la empresa.

Los primeros largometrajes de animación

Blancanieves fue el primer largometraje producido por Walt Disney.

Walt Disney nunca fue una persona que descansara o se quedara quieta. Hacía tiempo que pensaba en producir largometrajes de animación además de los cortos.

En 1934 comenzó a trabajar en una versión del clásico cuento de hadas Blancanieves y los siete enanitos (1937), un proyecto que requería una gran organización y coordinación del talento del estudio y una tarea para la que Disney poseía una capacidad única.

Aunque participaba activamente en todas las fases de creación de sus películas, funcionaba principalmente como coordinador y responsable de la decisión final, más que como diseñador y artista.

Blancanieves fue ampliamente aclamada por la crítica y el público como un romance divertido y sentimental. Al animar figuras sustancialmente humanas en los personajes de Blancanieves, el Príncipe y la Reina Malvada y al formar caricaturas de figuras humanas en los siete enanitos, Disney se apartó del alcance y las técnicas de los cortometrajes y demostró así la eficacia de la animación como vehículo para las historias de largometraje.

Aunque Disney continuó realizando cortometrajes en los que presentaba los personajes antropomórficos de sus animalitos, a partir de entonces desarrolló una gran variedad de largometrajes de entretenimiento, como Pinocho (1940), Dumbo (1941) y Bambi (1942).

También produjo una película totalmente inusual y emocionante: su multisegmentada y estilizada Fantasía (1940), en la que las figuras de dibujos animados y los patrones de color se animaban al ritmo de la música de Igor Stravinsky, Paul Dukas, Pyotr Ilyich Tchaikovsky y otros.

En 1940, Disney trasladó su empresa a un nuevo estudio en Burbank, California, abandonando la antigua planta que había ocupado en los primeros días de crecimiento.

Series para televisión y más largometrajes

Una huelga de animadores de Disney en 1941 supuso un gran revés para la compañía. Muchos de los mejores animadores dimitieron y pasaron muchos años antes de que la empresa produjera películas de animación que estuvieran a la altura de sus clásicos de principios de los años cuarenta.

La incursión de Disney en las películas para el gobierno federal durante la Segunda Guerra Mundial ayudó al estudio a perfeccionar los métodos para combinar la acción real y la animación; entre las películas comerciales del estudio que utilizaron esta técnica híbrida se encuentran El dragón reacio (1941), Saludos amigos (1942), Los tres caballeros (1945), Haz música (1946) y Canción del sur (1946).

Para entonces, el estudio Disney se había consolidado como una gran empresa y comenzó a producir una gran variedad de películas de entretenimiento.

Una serie muy popular, llamada True-Life Adventures, presentaba películas basadas en la naturaleza, como Seal Island (1948), Beaver Valley (1950) y The Living Desert (1953).

El estudio Disney también comenzó a realizar largometrajes de animación, como Cenicienta (1950), Alicia en el País de las Maravillas (1951) y Peter Pan (1953), y produjo películas de acción real de bajo presupuesto, como El profesor distraído (1961).

El estudio Disney fue uno de los primeros en prever el potencial de la televisión como medio de entretenimiento popular y en producir programas directamente para ella.

Las series del Zorro y Davy Crockett fueron muy populares entre los niños, y un programa semanal (conocido por varios títulos, entre ellos Walt Disney’s Wonderful World of Color) se convirtió en un fijo de los domingos por la noche.

El Club de Mickey Mouse, un programa de variedades con un elenco de artistas adolescentes conocidos como los Mouseketeers, también tuvo éxito. Sin embargo, el punto álgido de la carrera de Disney como productor llegó con el estreno en 1964 de la película Mary Poppins, que alcanzó una gran popularidad en todo el mundo.

Disneylandia

Disneyland es el legado de Walt Disney y cuenta puede visitarse en distintos países del mundo.

A principios de la década de 1950, Disney había iniciado los planes para construir un enorme parque de atracciones cerca de Los Ángeles.

Cuando Disneylandia abrió sus puertas en 1955, gran parte de la disposición de Disney hacia el sentimiento nostálgico y la fantasía era evidente en su diseño y construcción.

Pronto se convirtió en una meca para turistas de todo el mundo. Un segundo parque de Disney, Walt Disney World, cerca de Orlando (Florida), que estaba en construcción en el momento de su muerte, se inauguró en 1971.

En un principio, Walt pretendía construir un pequeño parque de atracciones cerca de su estudio de Burbank; sin embargo, sus planes pronto se volvieron más ambiciosos y, en 1953, contrató a una empresa de investigación para encontrar la ubicación óptima en el sur de California para un parque temático a gran escala.

Tras estudiar factores como el crecimiento de la población, los patrones climáticos y las opciones de transporte, la empresa recomendó el lugar que se convertiría en el hogar de Disneylandia: una parcela de 160 acres, compuesta principalmente por naranjos, en Anaheim.

La construcción comenzó en julio de 1954 y Disneylandia abrió sus puertas un año después, el 17 de julio. Sin embargo, el día de la inauguración no fue fácil: La gente fabricó entradas falsas, lo que provocó un exceso de asistentes; las atracciones se rompieron; algunas partes del parque quedaron inacabadas y una fuga de gas obligó a cerrar Fantasyland.

La apertura de Disneylandia se presentó en una emisión televisiva en directo -conducida por el entonces actor Ronald Reagan y vista por unos 70 millones de estadounidenses-, aunque el programa estuvo plagado de dificultades técnicas.

No obstante, Disneylandia fue un éxito inmediato y, al cabo de un mes, el parque había recibido más de medio millón de visitantes. (Al principio, la entrada al parque costaba un dólar para los adultos y 50 centavos para los niños, más un suplemento de 10 a 25 centavos por cada atracción individual). Walt, que había estado muy involucrado en el desarrollo de Disneylandia, disfrutaba pasando tiempo en el parque e incluso tenía un apartamento allí.

El legado de Walt Disney es enorme y abarca desde sus parques de atracciones hasta los Estudios Disney.

La imaginación y la energía de Disney, su humor caprichoso y su don para estar en sintonía con los caprichos del gusto popular le inspiraron para desarrollar diversiones muy amadas por «niños de todas las edades» en todo el mundo.

Aunque algunos criticaron su temática, a menudo edulcorada, y le acusaron de crear un virtual monopolio estilístico en la animación estadounidense que desalentaba la experimentación, no se puede negar que sus logros fueron pioneros.

Sus logros como creador de entretenimiento para un público casi ilimitado y como ingenioso comercializador de sus productos pueden compararse con los de los industriales más exitosos de la historia.

No es de extrañar que su espíritu siga presente en la compañía Disney, que año tras año sigue reinventándose y sacando nuevos proyectos que encandilan tanto a niños como adultos por igual.

En noviembre de 1966, los médicos descubrieron que Walt Disney, fumador desde hacía mucho tiempo, tenía cáncer de pulmón. Murió en un hospital de Burbank al mes siguiente, el 15 de diciembre, a los 65 años.

Poco después de su muerte, empezaron a circular en la prensa sensacionalista historias de que el cineasta había sido criogenizado, es decir, que había sido congelado con la esperanza de que la ciencia pudiera algún día devolverle la vida.

A pesar de los persistentes rumores sobre Disney y la criogenización, en realidad fue incinerado y sus cenizas fueron enterradas en un mausoleo del cementerio Forest Lawn de Glendale (California).

La primera persona congelada criogénicamente fue un profesor universitario estadounidense en enero de 1967. Desde entonces, más de un centenar de personas han sido criopreservadas, incluido el gran jugador de béisbol Ted Williams, que murió en 2002.

Autor

Graduado en Psicología y apasionado de la guitarra flamenca y los juegos de mesa, mi trayectoria profesional me ha llevado a comprender la profunda conexión entre el comportamiento humano y el marketing. A lo largo de los años, he perfeccionado mi habilidad para analizar y entender las tendencias del mercado y las respuestas del consumidor. En The Color Blog, combino mis conocimientos en psicología con mi amor por la escritura, ofreciendo perspectivas únicas sobre marketing, historia y las interacciones humanas que definen nuestra era digital.View Author posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *