Saltar al contenido

El Ankh o Cruz Egipcia. Su Historia y Simbología

El símbolo del Ankh o cruz egipcia.

El ankh es un símbolo egipcio de la antigüedad que simboliza la vida. El símbolo es un aro en forma de lágrima con una cruz conectada directamente debajo.

El aro del ankh representa el sol, con la barra horizontal de la cruz representando el horizonte, y la barra vertical de la cruz representando el camino del sol, que sale por encima del horizonte. El ankh se utilizaba regularmente en el antiguo Egipto a través de jeroglíficos, arte y artefactos para mostrar la importancia de la vida. A veces se hace referencia al ankh como la «llave de la vida«.

Historia del Ankh o cruz egipcia.

A pesar de su amplio uso, los orígenes exactos del anj siguen siendo inciertos, aunque sabemos que se empezó a utilizar durante la Primera Dinastía, hace más de 5.000 años. Hay muchas hipótesis diferentes sobre el objeto físico que pretendía representar.

Las primeras versiones del símbolo representaban la barra inferior como dos trozos de material separados (posiblemente de tela o cañas). Por ello, algunos estudiosos creen que el anj representa un nudo que podría llevarse como amuleto para protegerse. Esta teoría se ve reforzada por el hecho de que estas primeras versiones del anj se parecen a otro jeroglífico conocido como tjet o Nudo de Isis.

Este símbolo significaba «bienestar» o «protección», y a menudo se enterraba en forma de amuleto con los faraones del Reino Nuevo para proteger sus cuerpos de los ladrones de tumbas. Aunque el ankh se representaba en las manos de muchas deidades egipcias diferentes, se asociaba más estrechamente con Isis.

Otros estudiosos creen que el nudo que inspiró el ankh se utilizaba como una especie de correa para las sandalias. Algunos creen que la inspiración del ankh no fue un nudo en absoluto, sino un espejo, mientras que otros piensan que la cruz de forma ovalada es más representativa que literal.

Hay dos explicaciones simbólicas populares: en primer lugar, que la parte superior de la cruz con forma de bucle representa el sol saliendo por el horizonte; y en segundo lugar, que el anj es una combinación de los órganos reproductores masculinos y femeninos. En este caso, la forma de «T» es sinónimo de los órganos sexuales masculinos, mientras que el óvalo de la parte superior representa el útero femenino. La combinación de ambos indica la unión y el equilibrio de los opuestos, y el ciclo continuo de la vida a través de la reproducción.

El Ankh también se conoce como la llave de la vida.

Ankh, Está formado, empezando por la parte superior, por un círculo, símbolo de lo que no tiene principio ni fin, y que representa el mundo celeste, el espíritu de Ra, el Dios Sol para los antiguos egipcios; este círculo sirve también de asa de la llave, desde donde la llevan los dioses que la portan. Se apoya en la Tierra, como el Sol en el horizonte, cuando se pone o sale.

Esta Llave también abre las puertas del mundo de los muertos y penetra en el sentido oculto de la eternidad. En las ceremonias fúnebres, tomada por el mango, es la llave de las puertas de la tumba y, colocada entre los ojos, es una obligación de secreto.

También puede verse representado como un vínculo mágico que reúne todas las cosas en el nudo del centro y hace posible que permanezcan unidas. Es, pues, el llamado Nudo de Isis, la noción de reagrupación,

Isis, como segunda persona de la principal trinidad egipcia, formada por Osiris, Isis y Horus, es la mediadora divina, la Diosa del Amor y de la Vida, que reunirá, como nos dice el mito, los trozos dispersos de su divino esposo Osiris, símbolo del Misterio. Asimismo, el hombre accede al conocimiento superior desarrollando su voluntad, en un esfuerzo por unirse con su ser interior, su verdadero Ser, donde habita la conciencia de su propia inmortalidad

En la cultura egipcia, el símbolo del Ankh también se utilizaba en todo tipo de amuletos. Los amuletos se asociaban a los atributos del dios o de la virtud que representaban. En este caso, el amuleto del Ankh se utilizaba para representar la vida. Los egipcios los utilizaban en su vida cotidiana, pero también como ofrenda para que los muertos les acompañaran en la vida después de la muerte.

Cruz de Egipto en piedra.
  • La cruz egipcia, también conocida como Ankh, era originalmente un jeroglífico egipcio utilizado para representar la palabra «vida». Por extensión, esta cruz se convirtió principalmente en un símbolo de vida.
  • Esta cruz también se colocaba en los labios de los reyes muertos, teniendo en cuenta que, según la mentalidad del antiguo Egipto, la muerte no significaba el final, sino que era simplemente una transición al más allá, a la vida eterna.
  • Como es habitual con muchos símbolos de origen religioso o espiritual, no existe un significado único para este símbolo. A lo largo de la historia, este símbolo y sus variaciones han sido utilizados por diferentes culturas y religiones que le han dado distintos significados.
  • Entre los egipcios, era principalmente un símbolo de vida o inmortalidad. En este sentido, también tenía cierta relación con la muerte y los ritos asociados a ella.
  • El símbolo del Ankh también se ha interpretado como un símbolo de equilibrio entre fuerzas opuestas, por ejemplo, entre la masculinidad y la feminidad. También puede representar la alegría, la energía y la fertilidad.
  • Una de las interpretaciones del significado de este símbolo lo relaciona con la unión sexual y, por tanto, con la fertilidad y la vida. Esto nos permite entender este símbolo no sólo como un símbolo de la vida presente, sino también como un símbolo de la vida futura y la inmortalidad.
  • Existe otra teoría, que relaciona la T, de la parte inferior de la cruz, con los atributos sexuales masculinos, mientras que la parte superior, el asa de la cruz, el útero o el pubis de la mujer, simbolizando la reconciliación de los opuestos, la unidad entre ambos sexos y sobre todo, la reproducción y por tanto, el ciclo de la vida.

En algunos jeroglíficos del antiguo Egipto se representa al rey alimentado con pequeños ankhs, lo que podría interpretarse como «dar vida al rey». Dicho esto, algunos jeroglíficos presentan al rey y a dos dioses lavándolo con un chorro de pequeños ankhs. En este contexto, el símbolo del ankh representa el poder purificador del agua, aunque algunos expertos sugieren que el rey de la inscripción es lavado para regenerar su vida.

Esta historia supuso un punto de inflexión, ya que, a partir de este momento, el ankh comenzó a verse, como amuleto, como una llave que suponía que los muertos podían abrir la puerta al más allá y se asoció a los faraones, considerados prácticamente divinidades en la época.

Además, con la llegada del cristianismo a Egipto, en el siglo II después de Cristo, los coptos adoptaron la cruz como símbolo, una variante de la cruz que todos conocemos hoy. Aunque inicialmente sólo los faraones podían llevarla, en el Imperio Nuevo se permitió su uso a toda la población del país.

Otras teorías sugieren que representa el aire y el agua como elementos importantes para generar vida. También se considera la clave de los misterios de la naturaleza. En la parte superior, tiene una especie de círculo u óvalo, que no tiene principio ni fin y simboliza el mundo celestial, el dios Ra, el sol.

Pero sobre todo, la cruz egipcia o Ankh simbolizaba el respeto a los muertos de la civilización egipcia. Respeto que ha llegado hasta nuestros días, a través de diferentes civilizaciones, a través del Libro de los Muertos, una de las principales obras que nos han llegado del Antiguo Egipto.

El Ankh es uno de los símbolos más reconocidos del antiguo egipto.

El Ankh, una cruz coronada por un óvalo, hace referencia a la reconciliación de los opuestos (femenino-masculino) y también al símbolo utilizado para designar al planeta Venus, motivo que lo convierte en un elemento de numerosos cultos femeninos.

El Ankh es el símbolo de la transformación o transmutación, mientras que para los cristianos coptos es una de las representaciones iconográficas de su fe. Algo similar ocurre con las cruces irlandesa y armenia, presumiblemente basadas en el diseño del Ankh.

Este símbolo puede encontrarse en metal, aleaciones de metal, tallas de piedras preciosas, cristales o superficies de madera, arcilla o piedra. El material depende del uso que se le vaya a dar.

Su recomendación es que los Ankh de metal se utilicen como amuletos personales, mientras que las tallas de madera, arcilla o piedra son más adecuadas para proteger el hogar. Asimismo, una cruz egipcia tallada en cristal puede ser un excelente talismán para la salud.

Además de ser un poderoso amuleto personal o para el hogar, es posible utilizar el Ankh en ejercicios de meditación, principalmente destinados a conectar con la espiritualidad o la energía curativa divina.

Para ello, el practicante debe estar cómodamente vestido, sin ninguna prenda que ejerza presión sobre su cuerpo. Del mismo modo, debe eliminar cualquier distracción.

La meditación comienza concentrándose en la respiración (haz 3 respiraciones profundas y luego deja que tu cuerpo respire por sí mismo), cuando sientas que estás concentrado en el momento presente, visualiza la luz blanca a tu alrededor.

Entonces, comienza a visualizar en tu mente la figura de un Ankh o cruz egipcia de luz blanca pura, emanando vibraciones de paz y salud hacia ti. Recibe la energía con gratitud.

Este ejercicio no debería durar más de 5 minutos. Vuelve al momento presente, concentrándote de nuevo en tu respiración.

El poder del ankh como símbolo egipcio de la vida era tan fuerte que otras civilizaciones antiguas también lo adoptaron. En el arte de Oriente Próximo, el anj se representaba a menudo junto a las deidades egipcias que se habían introducido en los panteones de Siria y Canaán; también pasó a formar parte de la cultura artística de Anatolia (la actual Turquía) y Creta. En África, el Reino Meroítico (situado al sur de Egipto, en el actual Sudán) adoptó muchas de las creencias y prácticas de sus vecinos, incluido el uso del símbolo del ankh como representación de la vida mortal y eterna.

En Egipto, el ankh fue uno de los únicos símbolos antiguos que sobrevivieron cuando el cristianismo empezó a sustituir al paganismo a partir del siglo I d.C.

Los cristianos coptos adoptaron su mensaje de vida eterna, pero lo adaptaron para relacionarlo con la inmortalidad espiritual que creían que esperaba a los seguidores de Cristo. Con el tiempo, el lazo ovalado de la parte superior del ankh se sustituyó por uno circular, creando así la alternativa copta a la tradicional cruz de cuatro postes conocida como crux ansata.

nv-author-image

Graduado en psicología y aficionado a la guitarra flamenca y los juegos de mesa. Me gusta escribir sobre psicología, marketing, historia y mitología en The Color Blog.View Author posts

2 comentarios en «El Ankh o Cruz Egipcia. Su Historia y Simbología»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.