Saltar al contenido

¿Cómo funciona una retícula modular?

Cuando vas a crear catálogos o revistas, lo mejor que puedes hacer es usar una retícula modular o modular grid, de esta forma haces de tu experiencia mucho más eficaz y sencilla.

Usualmente, la retícula modular se usa principalmente en proyectos complejos, pero la diagramación se hace más llevadera cuando la usas.

¿Qué es la retícula modular?

Básicamente, una retícula modular se trata de un conjunto de líneas guías que distribuyen o dividen tu espacio de composición, creando secciones, columnas, un flujo horizontal o una matriz de celdas o “módulos” organizados en los cuales ubicas los elementos en diversos estilos y formas.

Los módulos son un gran número de líneas de flujo horizontales que subdividen las columnas en filas creando una matriz de celda, las cuales se caracterizan por gozar de simetría en cuanto a anchura y longitud.

Cuando usas una retícula modular las páginas lucen bien estructuradas, uniformes, coherentes, estéticas, armónicas y ordenadas, pues te basas en guías de composición para maquetar cualquier proyecto editorial: revistas, periódicos, catálogos, formularios, entre otros.

El empleo de la retícula modular es fundamental en la diagramación, pues te ayuda a seleccionar los elementos del diseño y ubicarlos de forma inteligente, practica y simple.

La retícula se basa en el concepto de alineación, que no es más que la colocación en línea recta de varios elementos: títulos, texto, subtítulos, imágenes, tablas, gráficos, entre otros.

Partes de una retícula

Una retícula modular puede abarcar varias partes
Una retícula modular puede abarcar varias partes
  • Módulos: son unidades individuales de espacio -generalmente recuadros o rectángulos según sea el caso- separados por una distancia regulada y simétrica cada lado. Su repetición forma o integra columnas o filas. Las columnas se generan de la repetición vertical de módulos, a diferencia de las filas que se forman por la repetición horizontal de las casillas. Sean filas o columnas, en dichos modelos se colocan piezas de texto y el ancho irá determinado por el elemento que ubiques en el modulo inicial.     
  • Zonas espaciales: son grupos de módulos que al ir unidos forman campos fácilmente localizables y visiblemente notorios que suelen reservarse para grandes elementos como tablas o imágenes.
  • Márgenes: son espacios formados por los bordes del formato. Los márgenes delimitan tu zona de composición y dan la proporción justa para centrar tu diseño. Igualmente son espacios que representan un descanso visual o para incorporar información complementaria o secundaria.
  • Líneas de flujo: también se les podría considerar filas, pues atraviesan el espacio de forma horizontal. Este tipo de alineación puede guiar la vista en tu composición y te permite hacer ciertas paradas visuales, creando puntos de inicio en los que incorporar imágenes o textos.
  • Marcadores: son indicadores de posición para ubicar textos en subordinación como la identificación o título de una sección, el número de página o cualquier elemento que ocupe una posición única dentro de la estructura de la página.

¿Cómo se crea una retícula modular?

Proyectos de gran envergadura y producción como revistas, periódicos y catálogos se benefician de una retícula modular
Proyectos de gran envergadura y producción como revistas, periódicos y catálogos se benefician de una retícula modular

No hay un método o forma única de crear una retícula modular, lo que si debes es definir muy bien las necesidades de tu proyecto. Indesign es el mejor programa para realizar una retícula modular, pues resulta muy completo, funcional práctico y sencillo de usar.

Comienza por crear un documento nuevo en Adobe Indesign y darle las medidas para tu revista, catálogo o periódico a maquetar. Igualmente hay otros aspectos que debes tomar en cuenta cuando configures tu proyecto:

1 – Puedes usar las columnas a la par de la retícula modular para facilitar la maquetación, aunque no es estrictamente necesario. Nuestra recomendación es dejar 2 columnas para crear tu diseño y luego, si modificas la página de acuerdo a tus necesidades ¡puedes quitarlas o ponerlas! Si sientes que las guías de la retícula bastan, puedes dejar entonces el documento a 1 columna.

2 – Añade los márgenes que quieras, ellos no afectan tu retícula modular, y si no quieres usarlos pues no hay problema. Lo que si debes es ajustar la retícula a esos márgenes que indiques o a la página, dependerá de tu elección.

3 – Finalmente, el sangrado si es importante, son esos milímetros que sobresalen de la página y delimitan el borde. Para añadirlo solo debes dar clic en “más opciones” y pones la cantidad que creas necesaria. Lo usual es tener una sangría de 3 a 5 milímetros de ancho.

Una vez configurado tu documento, es momento de crear la retícula. Te, recomendamos crearla como página maestra, de modo que actúe como una plantillas o maqueta fija y pueda aplicarla tantas veces quieras ¡Puedes Incluso puedes crear varias y así lograr la armonía deseada en cualquier producción impresa o digital!   

Si quieres dos páginas con una misma retícula, selecciona el texto de “A-Página maestra”. Y si quieres crear la retícula en una sola página, haz clic en la miniatura de página que desees.

Construye tu retícula

Cuando no tienes mucho tiempo, una retícula modular puede facilitar tu experiencia de maquetación
Cuando no tienes mucho tiempo, una retícula modular puede facilitar tu experiencia de maquetación
  • Define el formato de la página donde vas a construir la retícula.
  • Ten claro el tipo de tipografía que usarás en el texto base, el tamaño que tendrá y el interlineado.
  • Decide el número de columnas a usar por página. Lo recomendable es que incluya de 7 a 10 palabras por línea y con un medianil adecuado que facilite la lectura del documento.
  • Toma en cuenta el margen blanco exterior que dejarás en el documento para dibujar las columnas.
  • Cuenta las líneas de texto teniendo en cuenta la altura de la columna elegida, ajusta si es necesario.
  • Observa en cuántas filas se va a dividir la retícula y deja entre ellas un espacio de una línea de texto.
  • Calcula cuántas líneas de texto abarcan en cada campo reticular o módulo.

Crear guías

Para crear tus guías debes seguir estos pasos:

En Microsoft Windows: Maquetación > crear guías 

En Mac: composición > crear guías

Luego se abrirá una ventana en la que puedes indicar el número de filas y columnas que quieras o necesites, aunque deben tener el mismo medianil que las columnas de tu documento. 

Elige la opción de encajar las guías en los márgenes o en la página dependiendo de si nuestro diseño utiliza o no los márgenes, así nuestras guías lucirán centradas en los márgenes o en la página según la opción seleccionada.

Cambia el número de columnas

Si quieres cambiar el número de columnas o la situación de los márgenes de la página, debes ir a: 

En Microsoft Windows: Maquetación > márgenes y columnas 

En Mac: composición > márgenes y columnas

Cuando te saldrá una ventana, podrás cambiar el medianil en caso de haber puesto uno diferente en las guías de la retícula ¡Recuerda que usar columnas no es obligatorio!

Diferentes retículas

Puedes crear diferentes retículas en varias páginas maestras y probar cual te funciona para maquetar tu trabajo. Por regular se utiliza en revistas, pero también puedes crearlas, por ejemplo, para crear diferentes diseños de un mismo flyer o para diagramar el catálogo de una empresa. También es común cuando vamos maquetar revistas o proyectos tan igual o más complejos.

Documento listo, pero sin retícula modular

Aunque ya tengas un documento creado, siempre le puedes incorporar la retícula modular sin problema. Crea la retícula en una página maestra como te explicamos y aplícala a tu trabajo en curso.

Incluso si estás maquetando tu trabajo, pero no te gusta cómo va o tienes un repentino bloqueo creativo, siempre puedes añadir una retícula y reinventarás tu diseño.

¿Por qué usar retículas?

Hay diseñadores a favor y en contra de usar retículas.

Es indiscutible que el uso de retículas puede agilizar tu proceso de maquetación, especialmente cuando realizamos proyectos con gran cantidad de información como revistas, libros, catálogos, entre otros.

El tiempo empleado en crear retículas puede compensar y simplemente limitarnos a colocar textos, imágenes y otros elementos.

Aunque siempre hay diseñadores que se ven limitados cuando trabajan con una retícula, por esa razón deciden descartarla y buscar nuevas formas visuales y espaciales aunque implique un reto mayor ¿De que equipo eres tu?

Quizá quieras leer: ¿Cómo maquetar una revista con plantillas?

nv-author-image

Diana Sánchez

Periodista | Locutora Guionista de episodios de la vida. Apasionada por la lectura de hojas blancas pero con el amor de corregir lo incorregible.View Author posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.