Saltar al contenido

Uróboros. Historia y Significado

El uróboros, un símbolo antiguo que aparece en varias culturas.

Rico en significado histórico, el Uróboros u ouroboros simboliza el renacimiento, la inmortalidad, la eternidad, la protección, la autosuficiencia, la unidad y los ciclos de la naturaleza.

Se trata de un antiguo símbolo circular, que se remonta al año 5000 a.C., y que representa a una serpiente o dragón comiéndose la cola.

Los arqueólogos descubrieron el ejemplo más antiguo conocido de un ouroboros en una jarra que posiblemente tenga 7.000 años de antigüedad. Pertenecía al pueblo neolítico de Yangshao, que vivía a lo largo del río Amarillo, en lo que hoy es el este de China.

El símbolo del uróboros ha aparecido en templos, obras de arte y artefactos antiguos de diversas culturas de todo el mundo, como la egipcia, la griega, la nórdica, la india y la amazónica, entre otras. De hecho, es un símbolo que ha resistido la prueba del tiempo y que todavía nos intriga en la actualidad. En este artículo, conocerás el simbolismo del ouroboros, sus interpretaciones culturales y naturales, y mucho más.

El ouroboros aparece en la mitología de distintas culturas, compartiendo significado.
  • Renacimiento
  • Inmortalidad
  • Eternidad e Infinito
  • Protección
  • Autosuficiencia
  • Ciclos de la naturaleza
  • Unidad
  • Arco iris
  • Aurorae
El uroboros, el símbolo de lo infinito.

La geomitología es el estudio de cómo las culturas precientíficas explicaban los acontecimientos astronómicos y otros fenómenos naturales a través de historias y leyendas sobre la creación. En la actualidad, no se conocen los orígenes exactos del símbolo del ouroboros.

¡No te pierdas nuestra guía definitiva sobre diseño gráfico!

Descubre los mejores cursos en línea, maestrías y programas universitarios para una carrera exitosa en diseño con nuestra "Guía definitiva para estudiar diseño gráfico: Las mejores opciones para una carrera de éxito". Da forma a tu futuro en la industria creativa hoy.
Ver Post Leer Después

Sin embargo, los historiadores creen que se inspiró en serpientes reales, lagartos (como el lagarto armadillo) o incluso pangolines, todos los cuales se enroscan para protegerse.

Egipto

El ouroboros ocupaba un lugar destacado en la cultura egipcia. Simbolizaba la visión de los antiguos egipcios sobre la inmortalidad y los ciclos de la naturaleza.

En 1922, el arqueólogo Howard Carter y su equipo encontraron un ouroboros en la tumba de Tutankamón. En un relicario dorado en honor del joven rey Tut estaban grabados dos ouroboros junto con un texto oscuro (no son jeroglíficos normales) e ilustraciones. El relicario está fechado en el año 1300 a.C.

Los grabados del ouroboro en el santuario aparecían como serpientes envueltas alrededor de la cabeza y los pies de una figura de momia. Lo más probable es que la figura fuera el rey Tut, o posiblemente el dios del sol Ra, o una amalgama de ambos.

Los arqueólogos creen que el texto del relicario era críptico a propósito para no revelar fórmulas secretas.

De ahí que se refieran a los escritos como el «Libro Enigmático del Mundo de las Tinieblas». Sin embargo, lo que sí entendieron es que los símbolos del ouroboros, junto con el texto y los dibujos, representaban la forma en que los antiguos egipcios veían la inmortalidad humana y su interconexión con los ciclos de la naturaleza.

El sol que sale y se pone cada día era el centro del mundo de los antiguos egipcios. Creían que Ra nacía cada mañana. Luego viajaba por el cielo en su barca. Y luego, al atardecer, moría y se unía a Osiris en el inframundo. Luego, a la mañana siguiente, se levantaba de nuevo.

Sin embargo, el viaje diario de Ra por el cielo en su barca no estaba exento de desafíos. La serpiente gigante (o cocodrilo) Apep siempre intentaba crear el caos para él.

De hecho, a Apep también se le llamaba el Señor del Caos. Haciendo honor a su apodo, creaba tormentas, rayos y otros estragos para impedir el avance de Ra por el cielo.

Por suerte para Ra, Mehen «la que se enrosca» le acompañaba en sus viajes por el cielo y el inframundo. Mehen, cuyo nombre significa «enroscado», era un dios serpiente que protegía a Ra durante su viaje. Por ello, los arqueólogos suponen que los símbolos del ouroboros en el santuario del rey Tut representaban a Mehen protegiendo a Ra (o al rey Tut) mientras se movía a través de los ciclos de vida, muerte y renacimiento.

Para los antiguos egipcios, el ouroboros (y las serpientes en general) simbolizaba la vida eterna. Además, como Mehen luchaba contra Apep (el Señor del Caos), el ouroboros simbolizaba la capacidad de crear orden a partir del caos.

China

Como ya se ha mencionado, los arqueólogos descubrieron el primer símbolo de ouroboros conocido en China. Algunos historiadores creen que el uróboros chino pudo inspirarse en los dragones, que representaban la fuerza, el gran poder y la buena suerte.

Además, el ouroboros chino simboliza la idea de unidad, al igual que en otras culturas. A veces se compara con el símbolo del Ying Yang, que divide el Universo en Cielo y Tierra o energía femenina y masculina. Aunque están separados y son opuestos, juntos forman el todo perfecto.

India

El símbolo del ouroboros también llegó a la India. Según la mitología hindú, el mundo está sostenido por cuatro elefantes gigantes que se encuentran sobre una enorme tortuga. Y alrededor de este enorme conjunto hay una gigantesca serpiente que sostiene su cola en la boca.

En el hinduismo, el ouroboros simboliza la energía kundalini, o primitiva. Cuando la energía kundalini se despierta, mueve la energía divina a través de los chakras. Empezando por el chakra raíz en la base de la columna vertebral, fluye hasta el chakra de la corona, creando un estado de conciencia más iluminado.

En el texto filosófico védico Yoga Kundalini Upanishad, la kundalini se compara con el ouroboros de esta manera: «El poder divino, Kundalini, brilla como el tallo de un loto joven; como una serpiente, enroscada sobre sí misma, mantiene su cola en la boca y descansa medio dormida como la base del cuerpo».

Los hindúes también asociaban el ouroboros con el concepto de samsara, que es el ciclo de la vida, desde el nacimiento hasta la muerte, pasando por la reencarnación y el renacimiento.

Por un lado, el ouroboros explica el concepto de karma, es decir, que todo lo que se hace tiene un efecto, que acabará por dar la vuelta y regresar a uno. Obviamente, esto puede tener connotaciones tanto positivas como negativas. Sin embargo, tanto en el hinduismo como en el budismo, el objetivo es salir de esta rueda (u ouroboros). Lo hacemos cuando alcanzamos un estado de iluminación total, llamado Moksha o Nirvana en el budismo.

Grecia

Con el tiempo, el símbolo del ouroboros atravesó el Mediterráneo hasta llegar a Grecia. De hecho, el nombre ouroboros deriva de las palabras griegas oura, que significa cola, y boros, que significa comer. Así que ouroboros se traduce vagamente como el «devorador de colas».

Para el filósofo Platón, el ouroboros simbolizaba la autosuficiencia, un ser perfecto que no necesitaba nada más que a sí mismo. Sin embargo, el símbolo tenía un lado oscuro: la autodestrucción y el potencial de devorarse a sí mismo.

Sócrates decía que los seres humanos son lo contrario del ouroboros. Mientras que el ouroboros es simple y predecible, los seres humanos no lo son. Somos capaces de movernos en todas las direcciones, lo que puede significar avanzar y progresar o agitarse y desperdiciar energía.

Algunos historiadores comparan el ouroboros con el mito griego de Sísifo. En la historia, Zeus castiga a Sísifo haciéndole rodar perpetuamente una roca por una colina. Una vez que llega a la cima, la roca vuelve a caer inevitablemente, por lo que tiene que volver a hacerla rodar colina arriba.

Roma

Para los romanos, el ouroboros simbolizaba el infinito. Además, asociaban el símbolo con el dios Saturno, que regía el tiempo y los ciclos del año. Según la filosofía romana, Saturno conectaba un año con el siguiente. De hecho, el planeta Saturno rige el signo astrológico de Capricornio, que conecta diciembre, el último mes del año, con enero, el primer mes del año siguiente.

Así, el ouroboros representaba el año viejo convirtiéndose en el nuevo en un ciclo infinito.

En la mitología nórdica

En otra parte del mundo, los vikingos contaban historias de una serpiente gigante llamada Jörmungandr que custodiaba Midgard, su nombre para la Tierra. Jörmungandr era uno de los tres hijos del dios nórdico Loki. (Los otros dos eran la diosa Hel y el lobo Fenrir).

En sus grabados y otras obras de arte, los artistas nórdicos representaban a Jörmungandr como una serpiente gigante que tiene la cola en la boca y rodea el mundo.

Hay que preguntarse si los anillos aurorales que pueden haber inspirado al dragón chino también inspiraron las representaciones vikingas de Jörmungandr como un dragón. De hecho, los vikingos habrían observado sin duda las auroras boreales.

El uróboros y la alquimia

El ouroboros en la alquimia.

El estudio de la alquimia, una de las primeras formas de la química, se centraba en el cambio de la materia. Personas de diversas culturas, como los egipcios, los griegos, los árabes, los indios e incluso los monjes taoístas de China, comenzaron a experimentar con la alquimia hace cientos de años. Los alquimistas también buscaban entender cómo el cosmos afectaba a toda la materia, incluso en el cuerpo humano.

Esencialmente, los primeros alquimistas estaban obsesionados con la idea de la transmutación y de tomar el estado de algo y mejorarlo.

La alquimia es más conocida por la práctica de intentar convertir metales, como el cobre o el plomo, en oro. Sin embargo, también incorporó otras creencias filosóficas de la época, como la medicina, la espiritualidad, la magia y la astrología.8

El símbolo del ouroboros aparece en varios manuscritos alquímicos antiguos y otros artefactos. Por ejemplo, un manuscrito del siglo XV, llamado Aurora consurgens, contiene una ilustración del ouroboros. E incluso antes, un documento del siglo I titulado Crisopoeia de Cleopatra, escrito muy probablemente por un grupo de alquimistas y filósofos griegos, contenía un ouroboros con una inscripción que decía: «Uno es el Todo y a través de él es el Todo, y por él es el Todo, y si no tienes el Todo, el Todo es Nada».

Autor

Graduado en Psicología y apasionado de la guitarra flamenca y los juegos de mesa, mi trayectoria profesional me ha llevado a comprender la profunda conexión entre el comportamiento humano y el marketing. A lo largo de los años, he perfeccionado mi habilidad para analizar y entender las tendencias del mercado y las respuestas del consumidor. En The Color Blog, combino mis conocimientos en psicología con mi amor por la escritura, ofreciendo perspectivas únicas sobre marketing, historia y las interacciones humanas que definen nuestra era digital.View Author posts

2 comentarios en «Uróboros. Historia y Significado»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *