Saltar al contenido

Cómo Hacer un Sello de caucho Personalizado

Sello de caucho personalizado con mango de madera.

Los sellos de caucho personalizados son herramientas prácticas para los artesanos, las empresas y la vida cotidiana. Crear su propio sello de caucho es fácil: sólo tiene que elegir el tipo de sello que desea y crear su diseño.

Los sellos de caucho son un tipo de sello que puede utilizarse para crear impresiones nítidas y claras de direcciones, fechas, logotipos y otros diseños.

Los sellos de caucho pueden tener diferentes tipos de cuerpos de sello. Algunos de los tipos más comunes de sellos de caucho son los de mango de madera, los autotintables y los preentintados.

Sellos con mango de madera

Sello de madera personalizado con mango de madera.

Los sellos de caucho con mango de madera tienen un aspecto tradicional, pero son uno de los tipos de sellos de caucho más versátiles. Tienen más opciones de tinta que los sellos autoentintados o preentintados porque utilizan almohadillas de tinta independientes. Esto le permite cambiar entre diferentes colores o tipos de tinta, incluidas las tintas para tela y las tintas que se pueden utilizar en la piel.

Además, los sellos con mango de madera también tienen más opciones en cuanto al tamaño. La imagen que se puede estampar en estos sellos puede oscilar entre 0,5 y 16 centímetros, lo que los hace muy adecuados para una gran variedad de aplicaciones. Su diseño económico y flexible los ha hecho populares para el trabajo de oficina, la fabricación, los eventos y el uso personal, como las invitaciones de boda y otra correspondencia.

Sellos automáticos

El sello automático personalizado permite alrededor de 7000 impresiones de tu logo.

Los sellos de caucho autoentintables ofrecen una forma rápida y limpia de hacer una impresión. A diferencia de los sellos con mango de madera, el sello automático tiene una almohadilla de tinta incorporada, por lo que no es necesario entintar manualmente el sello con cada uso. Esta almohadilla de tinta es válida para más de 7.000 impresiones y puede sustituirse o volverse a entintar para prolongar aún más su vida útil.

La capacidad de realizar repetidamente impresiones de alta calidad hace que los sellos de caucho autotintables sean una buena opción para aplicaciones en las que se necesita estampar un gran volumen de papeles o productos de una sola vez.

El sello automático está disponible en varios tamaños y colores de tinta.

Sellos preentintados

Los sellos autoentintables disponen de un mayor número de impresiones por sello.

Los sellos preentintados tienen una duración de 50.000 impresiones y llevan la tinta incorporada en los propios sellos. Esto elimina el movimiento de volteo del sello autoentintado y permite una estampación aún más rápida.

Este sello duradero y de larga duración es ideal para aplicaciones industriales como el sellado de direcciones de retorno o el marcado con el logotipo de una marca.

Al igual que el sello automático, el sello preentintado ofrece diferentes opciones de tamaño y color de tinta.

Materiales

  • Un diseño de sello, preferiblemente impreso en papel
  • Papel de calco translúcido (o papel de horno pergamino)
  • Un bloque de goma para sellos
  • Un trozo de madera
  • Pegamento para madera

Herramientas

  • Un lápiz
  • Una herramienta de tallado con varias puntas
  • Un rotulador permanente
  • Una almohadilla de tinta
  • (Opcional) sierra de mano
  • (Opcional) papel de lija

Pasos para fabricar su sello personalizado

  1. Elija un diseño. El diseño que utilices debe ser de un solo color que no sea el fondo, ya que el sello terminado sólo podrá transmitir el espacio positivo y el negativo.

Consejo profesional: si es tu primera experiencia en la creación de sellos, intenta elegir un diseño sencillo y grueso en lugar de uno con líneas finas o letras; estos son algunos de los elementos más difíciles de tallar. También puedes encontrar una gran selección de imágenes prediseñadas gratuitas en Internet si no te animas a dibujar tu propio diseño.

  1. Dimensiona tu diseño. Asegúrate de que se ajusta a las dimensiones deseadas de tu sello terminado: unas 4 pulgadas cuadradas es un buen tamaño para empezar. Si es posible, imprime tu diseño al tamaño deseado o hazlo en otra superficie plana, como una tableta.
  2. Traza tu diseño en papel de pergamino con un lápiz. Coloca un trozo de papel translúcido sobre tu diseño y utiliza un lápiz para rellenar las zonas que quieres que sean entintadas por el sello terminado. Repasa el diseño varias veces para asegurarte de que todas las zonas «positivas» del diseño están cubiertas de grafito, mientras que todas las zonas «negativas» están libres de marcas o manchas adicionales.
  3. Transfiera el diseño a la goma de tallar. A continuación, coloca el diseño cerca de una esquina del bloque de tallado, para que el resto de la goma quede libre para futuros sellos. A continuación, presiona con firmeza el diseño sobre el bloque de tallado, con el lápiz hacia abajo. Frote el papel de pergamino firmemente con la mano para asegurarse de que se transfiere la mayor cantidad posible de grafito al bloque. Cuando levantes el papel, deberás ver una imagen reflejada de tu diseño en la superficie del caucho.
  1. Prepara tu herramienta de tallado con la punta más fina disponible. Speedball fabrica la herramienta para tallar más disponible, así que probablemente acabes con su herramienta de plástico roja. La parte posterior de su mango se desenrosca, y en su interior se pueden guardar las puntas de tallado de repuesto. Cada punta para tallar (aparte del cuchillo) cuenta con una afilada hoja en forma de U perfecta para ranurar la goma.
  1. Comience a tallar la goma. Empezando por el contorno de su diseño, comience a cortar la goma virgen que bordea las zonas recubiertas de grafito. Los cortes sólo deben hundirse unos milímetros en el material. Lo más fácil es mantener la herramienta firme mientras se gira el bloque de goma bajo la mano para introducir la cuchilla en los rincones más estrechos y afinar los pequeños detalles.

Advertencia: Ten mucha precaución: siempre puedes tallar más goma después, pero no puedes volver a colocarla una vez que se haya acabado.

  1. Corta tu sello del bloque de goma. Utiliza la cuchilla y separa la zona del diseño del resto de la goma. Esto hará que el sello sea más fácil de manejar a medida que vayas tallando.
  2. Elimine las áreas más grandes con puntas de tallado más grandes. Una vez tallados todos los contornos entre el grafito y la goma virgen, cambie a una punta ligeramente más grande y vuelva a repasarlos. Asegúrese de eliminar sólo la goma virgen, dejando el diseño intacto. Tallar un poco más profundo, pero no cortar más allá de un tercio del bloque de goma.
  3. Continúe cambiando a puntos de tallado progresivamente más grandes y eliminando cada vez más áreas de goma en blanco de la superficie de su sello. Al final, sólo el diseño de grafito sobresaldrá como una superficie nivelada; el resto de la goma debería estar marcada en el lugar en el que se han tallado las zonas en blanco.
  1. Pruebe su sello. Es hora de probar su sello. Elimina el exceso de migas de goma y aplica la tinta sobre el sello con la almohadilla. Presiona el sello sobre un trozo de papel y analiza el diseño que produce. Es probable que haya líneas negras adicionales alrededor de los bordes del diseño en los lugares en los que no has tallado lo suficientemente profundo.
  2. Ajusta el sello a la perfección. Utilizando su sello de prueba como referencia, vuelva a su herramienta de tallado más pequeña y elimine el exceso de goma. Es posible que tenga que realizar varios sellos de prueba antes de estar satisfecho con el diseño terminado.
  1. Corta un trozo de madera para el soporte de tu sello. Este paso hace que tu sello casero pase de ser un trozo de goma a un producto acabado con estilo. Si te sientes cómodo haciéndolo, utiliza una sierra de mano para cortar un trozo de madera del tamaño y la forma de tu sello, dejando un pequeño margen (aproximadamente 1 centímetro) alrededor de todos los lados. Si prefieres que lo haga otra persona, algunas tiendas de artículos para el hogar y de madera lo harán por ti. También es posible que un carpintero aficionado o una tienda de madera comercial te permitan rebuscar entre sus recortes para encontrar una pieza adecuada. Si no tienes acceso a estos recursos, es probable que tu tienda de artesanía más cercana tenga algunas pequeñas piezas de madera precortadas que puedes utilizar.
  2. Estampa la madera. Una vez que tengas en tus manos un buen trozo de madera, entinta tu sello y presiona firmemente sobre la parte superior de la pieza de madera. Esto te permitirá ver el aspecto que tendrá el sello. Como la madera no suele ser completamente lisa, es posible que tengas que rellenar un poco el diseño con un rotulador permanente. Intenta estamparlo en el centro exacto de tu base de madera, ya que es ahí donde vas a pegar el sello de goma a la parte inferior.

Advertencia: Si la madera es demasiado áspera para tu gusto, utiliza un papel de lija para alisarla. Cepilla cualquier exceso de polvo de madera antes de estampar tu diseño en la parte superior.

  1. Coloque el sello de goma terminado en su soporte. Por último, utilice un pegamento fuerte para madera para fijar el sello de caucho a la parte inferior de su nueva base de madera. Este tope de madera te permitirá aplicar una presión uniforme sobre el sello cada vez que lo utilices, así como alinear tu diseño exactamente donde quieres que vaya. Ahora a estampar.

Un sello de caucho puede utilizarse como una especie de firma para verificar la autenticidad de los documentos emitidos por su empresa. ¿Quiere añadir un toque de profesionalidad y elegancia a sus documentos? Sus sellos personalizados con el logotipo de su empresa pueden ayudarle a conseguir este toque adicional que hará que su empresa destaque

nv-author-image

Graduado en psicología y aficionado a la guitarra flamenca y los juegos de mesa. Me gusta escribir sobre psicología, marketing, historia y mitología en The Color Blog.View Author posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.