Saltar al contenido

Vitela y Pergamino. Características e Historia

El Pergamino ha sido un material fundamental en la conservación de la escritura a lo largo de los siglos.

En este artículo vamos a hablar de la vitela y el pergamino, dos materiales que han tenido una importante influencia en la historia de la escritura y en la conservación de documentos que han llegado hasta nuestros días.

Hablaremos de sus orígenes, su uso en la historia, sus características y su proceso de fabricación.

El pergamino nació de la necesidad de sustituir el papiro, ya que era un material muy difícil de obtener al provenir de Egipto.

Sus Orígenes

Según el romano Varro y la Historia Natural de Plinio, la vitela y el pergamino se inventaron bajo el patrocinio de Eumenes de Pérgamo, como sustituto del papiro, que temporalmente no se exportaba desde Alejandría, su única fuente.

Heródoto menciona la escritura en pieles como algo común en su época, el siglo V a.C.; y en sus Historias afirma que los jonios de Asia Menor tenían la costumbre de dar el nombre de pieles (diphtherai) a los libros; esta palabra fue adaptada por los judíos helenizados para describir los pergaminos.

El pergamino (pergamenum en latín), sin embargo, deriva su nombre de Pérgamo, la ciudad donde se perfeccionó (a través del francés parchemin). En el siglo II a.C. se creó en Pérgamo una gran biblioteca que rivalizaba con la famosa Biblioteca de Alejandría. A medida que aumentaban los precios del papiro y la caña utilizada para fabricarlo se sobreexplotó hasta llegar a la extinción local en los dos nomos del delta del Nilo que lo producían, Pérgamo se adaptó aumentando el uso de vitela y pergamino.

Sin embargo, la escritura sobre pieles de animales preparadas tenía una larga historia. Algunos textos de la IV Dinastía egipcia se escribieron en vitela y pergamino. Aunque los asirios y los babilonios imprimieron su cuneiforme en tablillas de arcilla, también escribieron en pergamino y vitela a partir del siglo VI a.C. La cultura rabínica equiparaba la idea de un libro con un rollo de pergamino. Los primeros textos islámicos también se encuentran en pergamino.

Un tipo de pergamino es la vitela, una palabra que se utiliza vagamente para referirse al pergamino y, sobre todo, a una piel fina, pero que se refiere más estrictamente a las pieles hechas de becerro (aunque la piel de cabra puede ser igual de fina). Las palabras vitela y ternera proceden del latín vitulus, que significa ternero, o su diminutivo vitellus.

Edad Media

El Pergamino era un material costoso y por lo tanto no estaba al alcance de cualquier persona.

En la Edad Media, la piel de becerro y la piel de oveja dividida eran los materiales más comunes para fabricar pergaminos en Inglaterra y Francia, mientras que la piel de cabra era más común en Italia. También se utilizaban otras pieles, como las de animales grandes, como el caballo, y las de animales más pequeños, como la ardilla y el conejo. La cuestión de si la vitela uterina (fabricada a partir de fetos de ternera abortados) se utilizó realmente durante el periodo medieval sigue siendo objeto de gran controversia.

Hubo un breve periodo durante la introducción de la imprenta en el que se utilizaron indistintamente el pergamino y el papel: aunque la mayoría de los ejemplares de la Biblia de Gutenberg son de papel, algunos se imprimieron en pieles de animales.

En 1490, Johannes Trithemius prefería los métodos más antiguos, porque «la escritura a mano colocada sobre piel podrá durar mil años. Pero, ¿cuánto durará la imprenta, que depende del papel?
Pues si… dura doscientos años es mucho tiempo».

A finales de la Edad Media, el uso de pieles de animales fue sustituido en gran medida por el papel. Las nuevas técnicas de molienda del papel permitieron que fuera mucho más barato y abundante que el pergamino. Con la llegada de la imprenta a finales del siglo XV, la demanda de los impresores superó con creces la oferta de vitela y pergamino.

El apogeo del uso del pergamino fue durante el periodo medieval, pero desde finales del siglo XX se ha producido un creciente resurgimiento de su uso entre los artistas contemporáneos. Aunque nunca dejó de utilizarse (sobre todo para documentos gubernamentales y diplomas), a finales del siglo XV dejó de ser la opción principal para los soportes de los artistas. Esto se debió en parte a su coste y en parte a sus inusuales propiedades de trabajo.

La vitela y el pergamino se componen principalmente de colágeno. Cuando el agua de la pintura toca la superficie del pergamino, el colágeno se funde ligeramente, formando un lecho elevado para la pintura, una cualidad muy apreciada por algunos artistas.

También se ve muy afectado por su entorno y los cambios de humedad, que pueden provocar su deformación. Algunos artistas contemporáneos también valoran esta cualidad, señalando que la piel parece viva y como un participante activo en la realización de la obra.

Para apoyar las necesidades del renacimiento del uso por parte de los artistas, también se está produciendo un renacimiento en el arte de hacer pieles individuales. Las pieles hechas a mano suelen estar mejor preparadas para los artistas y tienen menos manchas de grasa que pueden causar el agrietamiento de la pintura a largo plazo que el pergamino producido en masa. El pergamino producido en masa suele fabricarse para pantallas de lámparas, muebles u otros fines de diseño interior.

Las técnicas de datación por radiocarbono que se utilizan en el papiro también pueden aplicarse a las pieles de animales. No datan la edad de la escritura, sino la preparación de la propia piel. Sin embargo, la datación por radiocarbono puede utilizarse a menudo en las tintas que componen la escritura, ya que muchas de ellas contienen compuestos orgánicos como lixiviados de plantas, hollín y vino.

El pergamino se obtiene a partir del tratamiento de las pieles de distintos animales.

El pergamino se prepara a partir de la piel, es decir, de la piel húmeda, sin pelo y encalada, simplemente secándola a temperaturas ordinarias bajo tensión, normalmente en un marco de madera conocido como bastidor.

Tras el desollado, la piel se pone en remojo en agua durante aproximadamente un día. Esto elimina la sangre y la suciedad de la piel y la prepara para el licor de depilación. Originalmente, el licor de depilación estaba hecho de materia vegetal podrida o fermentada, como la cerveza u otros licores, pero en la Edad Media el baño de depilación incluía cal.

En la actualidad, la solución de cal se agudiza ocasionalmente mediante el uso de sulfuro de sodio. El baño de licor se hacía en cubas de madera o de piedra y las pieles se removían con un palo largo de madera para evitar el contacto con la solución alcalina.

A veces las pieles permanecían en el baño de depilado durante 8 o más días, dependiendo de la concentración y el calor de la solución; el depilado podía durar hasta el doble en invierno. La cuba se removía dos o tres veces al día para asegurar la penetración profunda y uniforme de la solución.

La sustitución del baño de agua de cal también aceleraba el proceso. Sin embargo, si las pieles se remojaban en el licor demasiado tiempo, se debilitaban y no podían soportar el estiramiento necesario para el pergamino.

Estiramiento de las pieles después de remojarlas en agua para hacerlas manejables, las pieles se colocaban en un bastidor de estiramiento. Un simple bastidor con clavos funcionaba bien para estirar las pieles. Las pieles podían fijarse envolviendo pequeñas rocas lisas en las pieles con cuerdas o tiras de cuero.

Ambos lados se dejaban abiertos al aire para poder rasparlos con un cuchillo afilado y semilunar para eliminar los últimos pelos y conseguir que la piel tuviera el grosor adecuado. Las pieles, compuestas casi en su totalidad por colágeno, formaban un pegamento natural mientras se secaban y, una vez retiradas del bastidor, mantenían su forma. El estiramiento permitía que las fibras se alinearan en paralelo a la veta.

Para que el pergamino fuera más agradable estéticamente o más adecuado para los escribas, se utilizaban tratamientos especiales. Según Reed, había una gran variedad de estos tratamientos. Se frotaba polvo de piedra pómez en la cara de la carne del pergamino cuando aún estaba húmedo en el bastidor para hacerlo más suave y que las tintas penetraran profundamente en las fibras. También se utilizaban polvos y pastas de compuestos de calcio para ayudar a eliminar la grasa y que la tinta no se corriera. Para que el pergamino fuera liso y blanco, se frotaban en las pieles pastas finas (starchgrain o staunchgrain) de cal, harina, claras de huevo y leche.

Meliora di Curci, en su artículo «The History and Technology of Parchment Making», señala que el pergamino no siempre fue blanco. «Cennini, un artesano del siglo XV, proporciona recetas para teñir la vitela y el pergamino de diversos colores, como el púrpura, el índigo, el verde, el rojo y el melocotón».

Los códices altomedievales Argenteus y Vercellensis, el Códice Aureus de Estocolmo y el Códice Brixianus dan cuenta de una serie de manuscritos producidos lujosamente, todos ellos en vitela púrpura, a imitación de los ejemplos bizantinos, como los Evangelios de Rossano, los Evangelios de Sinope y el Génesis de Viena, que al menos en una época se cree que se reservaban para encargos imperiales.

Entre los siglos VII y IX, muchos manuscritos anteriores en pergamino se fregaron y limpiaron para prepararlos para su reescritura, y a menudo la escritura anterior aún puede leerse. Estos pergaminos reciclados se denominan palimpsestos. Las técnicas posteriores, más minuciosas, de fregado de la superficie perdieron irremediablemente el texto anterior.

La vitela era un material muy utilizado en la encuadernación de libros. Al igual que el papiro, provenía de la piel de animales, en este caso, la ternera.

La vitela se utilizaba habitualmente en la encuadernación. Podía utilizarse para cubrir un núcleo de madera o cartón o sola, sin ningún soporte. Muchas encuadernaciones de vitela son sencillas y sin decoración. La vitela se utilizaba a menudo para cubrir libros de poco valor o comunes.

Sin embargo, se podía decorar de varias maneras. Una forma habitual de decorar los libros encuadernados en vitela era estampar o imprimir un diseño en la vitela húmeda (o en el cuero) con un punzón o rodillo caliente.

A veces también se doraba (o los diseños). Una técnica decorativa, inventada a finales del siglo XVIII, consistía en utilizar una vitela muy fina y transparente. En la parte inferior de la vitela transparente se pintaba una imagen escénica, un escudo de armas, un retrato u otro diseño.

De este modo se protegía la pintura de las manchas o los daños causados por la manipulación. La encuadernación también se decoraba con estampaciones ciegas y doradas.

Este tipo de encuadernación, que recibe el nombre de la familia de libreros/encuadernadores que la crearon y vendieron, se conoce como encuadernación «Halifax«. Como la vitela era cara, no era raro que se reutilizaran las páginas de manuscritos antiguos para hacer encuadernaciones. Se han recuperado varios manuscritos valiosos e importantes de antiguas encuadernaciones.

La encuadernación en rama es un método de encuadernación en el que el libro tiene lados de tela flexible, cuero, vitela o (raramente) papel. Cuando las caras del libro son de pergamino, el método de encuadernación también se conoce como pergamino flexible.

La cubierta se hace con una sola pieza de pergamino o material alternativo, doblada alrededor del bloque de texto, y las cubiertas delantera y trasera se doblan dos veces.

Los quilos se cosen en cuerdas, como correas de alumbre, y los soportes de costura se atan a la cubierta de vitela.

Los cordones también se utilizan a menudo en el borde anterior de las cubiertas para crear un cierre o un lazo.

En la encuadernación en rústica, el material de cubierta no se refuerza con tableros gruesos, aunque los pliegues, si se utilizan, proporcionan cierta rigidez; algunas encuadernaciones en rústica sólo se adhieren al lomo del libro.

Las encuadernaciones de vitela en cojea para los libros de costumbres se fabricaban al menos desde el siglo XIV y probablemente antes, pero no fueron habituales hasta los siglos XVI y XVII. Posteriormente, su uso decayó hasta que «fue recuperado por las imprentas privadas a finales del siglo XIX».

Así que ahí lo tenemos, la vitela y el pergamino se han utilizado desde los primeros tiempos, y todavía hoy se utiliza entre artistas, escribas y encuadernadores. Aunque su producción es costosa, sigue siendo uno de los materiales más duraderos de las bibliotecas.

nv-author-image

Graduado en psicología y aficionado a la guitarra flamenca y los juegos de mesa. Me gusta escribir sobre psicología, marketing, historia y mitología en The Color Blog.View Author posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.