Saltar al contenido

Shinigami ¿Qué son?

Los shinigami son espíritus poderosos pertenecientes al folklore o mitología de Japón.

No ha habido una sola cultura en la historia de la humanidad que no haya dedicado una cantidad significativa de tiempo a pensar en la muerte. No debe sorprender, por tanto, que también atribuyamos el misterioso proceso de la muerte a fuerzas sobrenaturales.

En la cultura occidental tenemos a los ángeles de la muerte y a la Parca: seres que conducen a las almas desde el mundo mortal al más allá. En Japón tenemos a los Shinigami, pero, como ocurre con muchas cosas en Japón, hay muchos giros únicos en las historias de estas criaturas.

Los shinigami son dioses asociados a la muerte, similares a la parca de la cultura occidental.

La palabra «Shinigami» está formada por otras dos palabras japonesas: «shi» y «kami». Éstas significan literalmente «muerte» y «dios».

En la mitología japonesa, el mundo está lleno de kami de diversos tipos. Todo en el mundo tiene un espíritu que lo gobierna. Hay kami del cielo, kami de los ríos, kami de la suerte y, por supuesto, kami de la muerte. Estos son los Shinigami.

El trabajo del espíritu de la muerte es invitar a los humanos mortales a morir, lo que suena mucho más educado que tener tu alma segada por un alto esqueleto con una túnica. Sin embargo, no siempre está claro qué kami son verdaderos Shinigami.

Por ejemplo, a veces se considera a Izanami como la primera Shinigami porque introdujo la muerte en el mundo. Asimismo, Yama, el dios del inframundo, también se considera un Shinigami, pero no está del todo claro si estos dos son realmente espíritus de la muerte o no.

Apariencia

¿Qué aspecto tienen los Shinigami? Es una pregunta sorprendentemente difícil de responder, ya que los espíritus de la muerte son invisibles para todos, excepto para unos pocos que tienen algún tipo de conexión con la muerte o que están a punto de morir ellos mismos.

Además, parece que incluso cuando los Shinigami son vistos, nunca tienen el mismo aspecto o forma. Esto significa que no necesariamente reconocerás a uno si lo ves.

Familia

Se sabe muy poco sobre la filiación de los espíritus de la muerte. Es de suponer que deben compartir la misma madre y el mismo padre que todos los kami. En concreto, deben proceder de Izanami e Izanagi. Sin embargo, por razones que se explicarán más adelante, nunca se les menciona en los relatos originales de la creación, por lo que no nos queda más que hacer conjeturas.

Aunque los Shinigami son kami como cualquier otro en la tradición religiosa sintoísta, en realidad son una invención relativamente moderna. No fue hasta que Japón entró en contacto con Occidente que la idea de un dios o espíritu de la muerte como el Shinigami entró realmente en el imaginario colectivo.

Es muy posible que los cuentos populares occidentales de la Parca hayan servido de inspiración original para estos espíritus de la muerte japoneses.

¿Cuándo surgió exactamente esta idea de los espíritus de la muerte? Nadie lo sabe con certeza, pero parece que pudo ser en el siglo XVIII o XIX.

Antes de que la idea de los kami de la muerte llegara a Japón, las creencias tradicionales no veían necesariamente la muerte como algo malo, sino como una parte normal del ciclo de la existencia. Por tanto, los espíritus de la muerte no son más temibles que los recolectores de basura u otros funcionarios públicos en cierto modo.

Según la leyenda, los espíritus de la muerte trabajan en parejas y aparecen cuando a una persona le llega el momento de morir, momento en el que la invitan a cruzar el umbral entre la vida y la muerte.

Conocemos este hecho sobre estos espíritus de la muerte por un antiguo cuento tradicional. Un hombre que está a punto de suicidarse se encuentra cara a cara con un Shinigami que se revela. El espíritu de la muerte le dice al hombre que no es su hora de morir, porque las vidas se miden como velas que se consumen. Como la suya aún no se ha consumido, debe seguir viviendo.

El Shinigami le cuenta entonces un secreto que puede ayudarle a ganar dinero. Le revela unas palabras mágicas que alejarán a un espíritu de la muerte. Fingiendo ser un médico, el hombre visita los lechos de muerte de los pacientes y utiliza las palabras mágicas para desterrar a los espíritus de la muerte.

Sin embargo, sólo puede hacerlo si el espíritu de la muerte está sentado a los pies de la cama. Si se sienta en la cabecera, significa que la vela de la persona está quemada y debe morir.

Este pequeño truco le permite al hombre hacerse extremadamente rico, pero finalmente todo sale mal. Un día, el Shinigami se sienta en la cabecera de la cama. La familia del paciente moribundo ofrece al falso médico una cantidad obscena de dinero para salvar a su ser querido, y éste intenta engañar al espíritu de la muerte dándole la vuelta a la cama.

Sin embargo, cuando intenta desterrar al Shinigami, en lugar de ello quema el resto de su vela y muere.

Los Shinigami aparecen en populares series de anime como Death Note y Bleach ya que están enraizados en la cultura japonesa.

Muchos japoneses que pertenecen a la religión sintoísta siguen creyendo en los Shinigami, al igual que en otros kami.

Por supuesto, el Japón moderno es una nación muy secular, por lo que la mayoría de la gente no cree literalmente en la existencia de los Shinigami. Dicho esto, los japoneses adoran honrar sus tradiciones, por lo que los Shinigami siguen formando parte de la cultura japonesa, al igual que la Parca en el mundo occidental.

Los shinigami han aparecido en varias series de televisión muy populares en Japón. Dos títulos notables son Death Note y Bleach.

En Death Note, los Shinigami son criaturas grotescas que escriben en un cuaderno los nombres de los mortales que van a morir. Una de estos «cuardernos» cae en la tierra y en manos de un humano, que intenta gobernar el mundo con ella.

En Bleach, los Shinigami son en realidad una sociedad de samuráis japoneses cuyo trabajo es mantener la ley y el orden en el más allá. Llevan las almas al más allá y mantienen a raya a las almas perdidas y rebeldes.

Las historias sobre Shinigami han sido populares a lo largo de la historia, y parece que seguirán siéndolo.

nv-author-image

Graduado en psicología y aficionado a la guitarra flamenca y los juegos de mesa. Me gusta escribir sobre psicología, marketing, historia y mitología en The Color Blog.View Author posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.