Saltar al contenido

San Valentín ¿Cuál es el origen del día de los enamorados?

San Valentín, el día de los enamorados, se celebra el 14 de febrero en distintos países de todo el mundo.

El Día de San Valentín se celebra cada 14 de febrero. En muchos lugares del mundo se intercambian dulces, flores y regalos entre los seres queridos, todo en nombre de San Valentín. ¿Pero quién es este misterioso santo y de dónde vienen estas tradiciones?

Descubre el significado y la historia del Día de San Valentín, desde el antiguo ritual romano de la Lupercalia, que daba la bienvenida a la primavera, hasta las costumbres de regalar tarjetas en la Inglaterra victoriana.

San Valentín, el santo del cual recibe el nombre el día de los enamorados.

¿Cuál es el origen de San Valentín? La historia de esta fiesta -y la de su patrón- está rodeada de misterio. Lo que sí sabemos es que febrero se celebra desde hace mucho tiempo como un mes romántico, y que el día de San Valentín, tal y como lo conocemos hoy, contiene vestigios tanto de la tradición cristiana como de la antigua tradición romana. Pero, ¿quién fue San Valentín y cómo se asoció a este antiguo rito?

La Iglesia católica reconoce al menos tres santos diferentes con el nombre de San Valentín o Valentinus, todos ellos martirizados. Una leyenda sostiene que San Valentín fue un sacerdote que ejerció durante el siglo III en Roma. Cuando el emperador Claudio II decidió que los hombres solteros eran mejores soldados que los que tenían esposa y familia, prohibió el matrimonio de los jóvenes.

Valentín, consciente de la injusticia del decreto, desafió a Claudio y continuó celebrando matrimonios para jóvenes amantes en secreto. Cuando se descubrieron las acciones de San Valentín, Claudio ordenó que lo mataran. Otros insisten en que fue San Valentín de Terni, un obispo, el verdadero homónimo de la fiesta. También él fue decapitado por Claudio II en las afueras de Roma.

Otras historias sugieren que San Valentín fue asesinado por intentar ayudar a los cristianos a escapar de las duras prisiones romanas, donde a menudo eran golpeados y torturados. Según una leyenda, un Valentín encarcelado envió él mismo el primer saludo de «San Valentín» después de enamorarse de una joven -posiblemente la hija de su carcelero- que le visitó durante su confinamiento.

Antes de su muerte, se dice que le escribió una carta firmada «De tu Valentín», una expresión que todavía se utiliza hoy en día. Aunque la verdad detrás de las leyendas de San Valentín es turbia, todas las historias enfatizan su atractivo como figura simpática, heroica y, sobre todo, romántica.

En la Edad Media, quizás gracias a esta reputación, San Valentín se convertiría en uno de los santos más populares de Inglaterra y Francia.

Mientras que algunos creen que el Día de San Valentín se celebra a mediados de febrero para conmemorar el aniversario de la muerte o el entierro de San Valentín -que probablemente ocurrió alrededor del año 270 d.C.-, otros afirman que la iglesia cristiana pudo haber decidido colocar la fiesta de San Valentín a mediados de febrero en un esfuerzo por «cristianizar» la celebración pagana de la Lupercalia.

Celebrada en los idus de febrero, o el 15 de febrero, la Lupercalia era una fiesta de la fertilidad dedicada a Fauno, el dios romano de la agricultura, así como a los fundadores romanos Rómulo y Remo.

Para comenzar el festival, los miembros de los Luperci, una orden de sacerdotes romanos, se reunían en una cueva sagrada donde se creía que los niños Rómulo y Remo, los fundadores de Roma, habían sido cuidados por una loba o lupa.

Los sacerdotes sacrificaban una cabra, para la fertilidad, y un perro, para la purificación. A continuación, despojaban la piel de la cabra en tiras, las sumergían en la sangre del sacrificio y salían a la calle, abofeteando suavemente tanto a las mujeres como a los campos de cultivo con la piel de la cabra.

Lejos de tener miedo, las mujeres romanas agradecían el toque de las pieles porque se creía que las haría más fértiles en el año siguiente. Más tarde, según la leyenda, todas las jóvenes de la ciudad depositaban sus nombres en una gran urna. Los solteros de la ciudad elegían cada uno un nombre y quedaban emparejados durante el año con su mujer elegida. Estos emparejamientos solían acabar en matrimonio.

La Lupercalia sobrevivió al auge inicial del cristianismo, pero fue prohibida -por considerarse «anticristiana»- a finales del siglo V, cuando el Papa Gelasio declaró el 14 de febrero como Día de San Valentín.

Sin embargo, no fue hasta mucho más tarde que el día se asoció definitivamente con el amor. Durante la Edad Media, se creía comúnmente en Francia e Inglaterra que el 14 de febrero era el comienzo de la temporada de apareamiento de las aves, lo que se sumó a la idea de que San Valentín debía ser un día para el romance.

El poeta inglés Geoffrey Chaucer fue el primero en registrar el día de San Valentín como un día de celebración romántica en su poema de 1375 «Parliament of Foules», escribiendo: «»For this was sent on Seynt Valentyne’s day / Whan every foul cometh ther to choose his mate».

Las felicitaciones de San Valentín ya eran populares en la Edad Media, aunque las escritas no empezaron a aparecer hasta después de 1400. La felicitación más antigua de la que se tiene constancia fue un poema escrito en 1415 por Carlos, duque de Orleans, a su esposa mientras estaba encarcelado en la Torre de Londres tras su captura en la batalla de Agincourt. (El saludo forma parte ahora de la colección de manuscritos de la Biblioteca Británica de Londres, Inglaterra). Varios años después, se cree que el rey Enrique V contrató a un escritor llamado John Lydgate para que compusiera una nota de felicitación a Catalina de Valois.

En las tarjetas de San Valentín, Cupido suele ser representado como un querubín desnudo que lanza flechas de amor a los enamorados desprevenidos. Pero el dios romano Cupido tiene sus raíces en la mitología griega como el dios del amor, Eros.

Los relatos sobre su nacimiento varían; algunos dicen que es hijo de Nyx y Erebus; otros, de Afrodita y Ares; otros sugieren que es hijo de Iris y Céfiro o incluso de Afrodita y Zeus (que habría sido su padre y su abuelo).

Según los poetas arcaicos griegos, Eros era un apuesto inmortal que jugaba con las emociones de dioses y hombres, utilizando flechas de oro para incitar al amor y de plomo para sembrar la aversión. No fue hasta el periodo helenístico cuando se le empezó a representar como el niño travieso y regordete en el que se convierte en las tarjetas de San Valentín.

Saludos y regalos típicos de San Valentín

En Gran Bretaña, San Valentín comenzó a celebrarse popularmente alrededor del siglo XVII.

A mediados del XVIII, era habitual que amigos y amantes de todas las clases sociales intercambiaran pequeñas muestras de afecto o notas escritas a mano, y hacia 1900 las tarjetas impresas empezaron a sustituir a las cartas escritas gracias a las mejoras en la tecnología de impresión.

Las tarjetas ya preparadas eran una forma fácil de expresar las emociones en una época en la que se desaconsejaba la expresión directa de los sentimientos. El abaratamiento de las tarifas postales también contribuyó a aumentar la popularidad del envío de felicitaciones de San Valentín.

Los estadounidenses probablemente empezaron a intercambiar felicitaciones hechas a mano a principios del siglo XVIII. En la década de 1840, Esther A. Howland comenzó a vender las primeras tarjetas de San Valentín producidas en masa en Estados Unidos. Howland, conocida como la «Madre del San Valentín», hacía elaboradas creaciones con encaje real, cintas y coloridos dibujos conocidos como «scrap».

Hoy en día, según la Greeting Card Association, se calcula que se envían 145 millones de tarjetas de San Valentín al año, lo que hace que el día de San Valentín sea la segunda festividad del año en la que más tarjetas se envían (se envían más tarjetas en Navidad).

nv-author-image

Graduado en psicología y aficionado a la guitarra flamenca y los juegos de mesa. Me gusta escribir sobre psicología, marketing, historia y mitología en The Color Blog.View Author posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.