Saltar al contenido

Pintar con Acuarela. Técnicas y Consejos

La acuarela requiere práctica y constancia para obtener resultados.

Las técnicas de la acuarela son esenciales a la hora de dominar el arte de la pintura de acuarela (o aquarela). La acuarela comenzó a desarrollarse hace miles de años, por lo que a lo largo del tiempo se han practicado muchas técnicas diferentes. Es un medio complejo, pero extremadamente versátil, una vez que se le coge el tranquillo.

Las pinturas de acuarela se componen de pigmentos de color suspendidos en un vehículo soluble en agua. La combinación del reflejo del papel blanco y las delicadas pinturas de acuarela translúcidas crea una encantadora luminosidad en la página. La acuarela no es fácil de dominar, pero con las técnicas adecuadas y mucha práctica, puede ser increíblemente gratificante.

Con los brillantes consejos que te damos a continuación, nuestro resumen de las mejores técnicas de pintura y nuestra lista de los mejores materiales de arte esenciales, estarás en camino de convertirte en un maestro de la pintura.

Los materiales que se usan para la acuarela afectarán al resultado final de nuestro trabajo.

Comprar una gama de pinceles

Cuando se trata de pintar con acuarela, conviene tener una gama de pinceles. Los pinceles que elijas dependerán de lo grande o pequeño que sea tu trabajo. Si trabajas más a menudo en el lado más pequeño de las cosas, entonces probablemente tendrás que trabajar con pinceles que van desde el tamaño 000 al 6.

Lo mejor es que pruebes con diferentes tamaños para saber cuáles son tus favoritos y cuáles te funcionan mejor. Hazte con unos cuantos pinceles más pequeños de lo que normalmente eliges, porque pueden serte útiles más adelante para añadir detalles que no habías previsto.

Consigue pinturas de buena calidad

Es un buen plan invertir en algunas acuarelas de buena calidad, ya que pueden marcar la diferencia y llevar tu trabajo a otro nivel.

Las pinturas de mejor calidad también tienden a durar más y no amarillean ni se degradan tanto con el tiempo. Hay muchas marcas de acuarelas de alta calidad que puedes comprar en distintos lugares, ya sea en línea o en una tienda.

Es una buena idea comprar unos cuantos colores de diferentes marcas cuando se empieza, para entender qué pinturas funcionan mejor y comprender mejor el funcionamiento de las acuarelas. No es necesario comprar todos los colores del arco iris, sino que se pueden mezclar para crear los colores que se deseen, incluso con las paletas más limitadas.

Explorar en seco y en húmedo

Hay dos factores principales que hay que tener en cuenta a la hora de pintar con acuarelas: la humedad y la sequedad. Como su nombre indica, la acuarela es un medio a base de agua. Puedes manipular la oscuridad y la saturación del pigmento en función de la cantidad de agua que añadas.

Hay muchas formas de pintar con acuarela y, a medida que las vayas probando, encontrarás las que mejor te funcionan. Trabajar de seco a húmedo puede ayudar a conseguir un mayor control.

Trabajar de claro a oscuro

Otra de las técnicas clave de la acuarela que hay que recordar es trabajar de claro a oscuro. Esto significa que todo lo que mantengas blanco o claro en tu acuarela debe permanecer así durante toda la obra. Construye los valores capa a capa hasta conseguir el efecto deseado. Esto requiere mucha planificación, pero los resultados merecen la pena.

Abastécete de toallas de papel

Una herramienta muy importante para pintar con acuarela es una toalla de papel. Actúa casi como una goma de borrar amasada para las acuarelas.

Aplicar una capa de color y luego levantar partes de la misma es una forma estupenda de añadir capas de detalle gradualmente. Las toallas de papel también son muy útiles para corregir errores o redirigir la pintura.

Salpica tus acuarelas

Un truco práctico para añadir algo de energía a tu pintura en acuarela es utilizar una técnica de salpicadura de acuarela. Esto puede ayudar a sugerir el rociado de agua o el polvo flotante. Sujeta el pincel entre los dedos pulgar y corazón.

Con el dedo índice, tira de las cerdas hacia atrás y deja que salgan hacia delante. Este método es un poco imprevisible, pero puede dar resultados muy divertidos, así que vale la pena experimentar con él.

Los colores se funden entre sí

Una buena manera de mezclar los colores entre sí es mediante la técnica de la acuarela «en flor». Añade una buena cantidad de agua al pigmento de tu pincel y aplícalo al papel. Cuando la pincelada esté todavía húmeda, añade otro color con la misma cantidad de agua. En este punto puedes manipular los colores hasta donde sea necesario. Deja que se seque y notarás que hay sutiles degradados a lo largo del trazo. Consulta también nuestra guía sobre la técnica de acuarela húmeda sobre húmeda.

Conseguir las texturas correctas

Te darás cuenta de que trabajar con acuarelas en un papel más rugoso tiene sus ventajas. Una de las obvias es que no hay que esforzarse demasiado para conseguir una textura agradable. Dicho esto, es importante intentar representar objetos y materiales con sus texturas incluidas. Esto significa utilizar luces y sombras, así como mojados y secos.

Tira de color

Cuando se aplica una pincelada seca y más saturada en la pintura de acuarela, se puede tirar de esa pincelada sólo con agua. Esta técnica de acuarela es una gran manera de mostrar la forma e indicar una fuente de luz o un borde. Aplica una pincelada utilizando muy poca agua y más pigmento. Antes de que la pincelada esté seca, coge un pincel moderadamente húmedo y saca el color de la pincelada más oscura. Puedes tirar del color bastante lejos dependiendo de lo seco que esté el trazo inicial.

Capas de colores

Como la acuarela es un medio fino, tendrás que ir aumentando el color poco a poco. Esta es otra de las ventajas del medio, ya que puedes hacer algunas mezclas de color directamente sobre el papel. Coge un color y aplícalo. Deja que se seque y luego vuelve a hacerlo con otro tono. Verás que donde se superponen, el pigmento se mezcla y te queda un color diferente. Esto es ideal para crear tonos de piel.

Prueba a desmenuzar

El espumado es una técnica de pintura en acuarela que también utilizan muchos pintores al óleo para crear suaves tonos de pigmento y luz en capas. Básicamente, el color se aplica en capas suaves e indirectas para crear el tono y el aspecto que se desea. Basta con dar pinceladas semihúmedas de pintura en acuarela. A medida que vayas aplicando más color, ten cuidado de seguir añadiendo agua para que los colores se mezclen y se mantengan suaves. Es fácil excederse en el trabajo y crear un aspecto turbio, así que menos es más.

Levantar el color

A veces tendrás que «borrar» tu acuarela. Si bien no puedes devolver el papel al 100% de su blancura, puedes eliminar el color para corregir un error o ajustar la iluminación de una obra.

Trabaja con una muestra de acuarela ya seca y, con agua clara, pinta la forma que quieres eliminar. Deja que se fije durante un minuto y luego retira el agua con una toalla de papel. Verás que el color se levanta en la forma que has pintado.

Utiliza la sal para crear textura

La técnica de la acuarela se basa en la estratificación y la textura. La sal puede proporcionar una textura interesante con poco esfuerzo, ya que los cristales de sal absorben el agua, dejando un patrón único en el pigmento.

Esta técnica de acuarela es útil para añadir textura a superficies naturales como las rocas o la corteza de los árboles. Empieza por colocar una muestra de acuarela y, mientras la pintura está todavía húmeda, espolvorea la sal. Déjala reposar hasta que se haya secado por completo y luego simplemente limpia o sopla la sal.

Aplicar la pintura con una esponja

Otro elemento doméstico útil que puedes utilizar en la técnica de la acuarela es una esponja. Sólo tienes que mezclar el pigmento en un plato o bandeja pequeña, sumergir la esponja en la pintura y extenderla sobre el papel.

Puedes modificar la humedad de la pintura y conseguir distintos efectos: un aspecto más seco sería adecuado para la vida vegetal o la piel escamosa, mientras que una aplicación húmeda podría ser más adecuada para paisajes acuáticos o nubes.

Explorar la pintura en negativo

Pintar con acuarela requiere planificación. Piensa dónde quieres que vayan los blancos y las luces antes de aplicar la pintura. Es fundamental que mantengas el control del pincel mientras pintas en el borde de donde quieres que empiece el espacio negativo.

Carga el pincel con pigmento semihúmedo y pinta a lo largo del borde donde quieres que empiece el espacio negativo. A continuación, aleja el color del borde de la pincelada para rellenar el lugar en el que quieres el pigmento.

Utiliza cinta adhesiva para añadir bordes limpios

Puedes utilizar cinta adhesiva para enmascarar las zonas que quieras mantener limpias y blancas. Esta técnica de acuarela es útil para los bordes duros de la maquinaria o la arquitectura. Sólo tienes que colocar la cinta adhesiva donde quieras que el papel quede blanco.

Utiliza una cinta adhesiva que no rompa el papel, como la cinta de dibujo o la de pintor. Pinta por encima y alrededor de la cinta. Cuando la pintura esté seca, retira la cinta lentamente y tendrás una línea recta y limpia.

Utiliza un lápiz 2H para tus dibujos inferiores

Con un lápiz con mina 2H se puede garantizar que el dibujo guía resista el agua de la pintura. A continuación, puedes dar unas ligeras pinceladas de pintura con un pincel de tamaño medio. Si la pintura es muy acuosa, no manchará el papel de inmediato.

Guarda tus oscuros más oscuros para los detalles finos

Resiste la tentación de utilizar los oscuros más oscuros hasta que llegues al final del cuadro. Como la acuarela es un medio transparente, tendrás que asegurarte de mantener las luces claras y dejar los oscuros y los detalles para el final.

nv-author-image

Graduado en psicología y aficionado a la guitarra flamenca y los juegos de mesa. Me gusta escribir sobre psicología, marketing, historia y mitología en The Color Blog.View Author posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.