Saltar al contenido

Las Moiras o Parcas en la mitología

Las moiras o parcas eran las dueñas del destino de los seres humanos en la mitología griega y romana.

Si has visto la película de Disney «Hércules» seguro que recuerdas a las tres hermanas que compartían un ojo y que eran las encargadas de cortar el hilo de la vida de los seres humanos.

Estas tres figuras son una representación de las parcas o moiras, las encargadas del destino de las personas en la mitología griega y romana.

Compuesta por tres hermanas -Clotho, Lachesis y Atropos-, las moiras eran una trinidad de diosas. Eran las personificaciones de la vida y el destino del hombre.

Estas tres inmortales decidían el destino del hombre como una fuerza singular: su vida, su duración y su muerte. En consecuencia, controlaban el pasado, el presente y el futuro. No sólo eran temidos y respetados por los mortales, sino que también controlaban el destino de los dioses.

Aunque las Parcas se representan como un trío, el concepto de «Destino» bajo el que trabajaban es singular. Por lo tanto, trabajaban en colaboración para afectar a toda la vida de los hombres y los dioses. Las Parcas daban a cada hombre su propio destino. El destino, en este contexto, se refiere a todos los acontecimientos que preceden, conducen, rodean y resultan en la muerte.

Representaban el destino inevitable de todo ser vivo, sin excepciones. Aunque a veces parecía que el hombre moría antes de estar preparado para ello, es improbable que hubiera podido vivir más tiempo del que las Parcas decidieron darle. A través de la Ley de la Necesidad, las Parcas decidieron que toda vida era insuficiente.

A menudo se describe a las Parcas como mujeres viejas y feas, estrictas, amargadas y sin piedad. A menudo se las representa vestidas con ropas harapientas, con serpientes como pelo, su piel ampollada y los ojos inyectados en sangre.

A pesar de sus descripciones físicas, su inmenso poder y su fría personalidad, a veces se puede negociar con las Parcas, por lo que en ocasiones son misericordiosas. A veces se las representa como doncellas trabajadoras, meticulosas y esenciales.

En la mitología romana, las Parcas se llamaban Nona, Decuma y Morta. Hay una diferencia fundamental en la interpretación de las diosas entre los romanos y los griegos.

Los griegos solían representar a las tres hermanas como doncellas constantemente ocupadas, mientras que los romanos las mostraban como un obstáculo para los deseos humanos, impidiendo el acceso a las esperanzas y los sueños de la gente.

Es evidente que los griegos aceptan mejor a las Parcas, mientras que los romanos las lamentan.

Literatura

El poeta Homero habla del Moirai como una fuerza singular, que decide el fin de toda la vida, con todos los dioses y mortales, salvo Zeus, bajo el control de su hilatura. En la obra de Homero, el Moirai actúa independientemente de los dioses.

Sin embargo, el poeta Hesíodo escribió sobre ellos en su epopeya Teogonía como tres individuos distintos que trabajaban juntos. Hesíodo también las describió como las hijas de Nix (la Noche) y las definió como tres mujeres horribles.

Según Hesíodo, cuando los hombres nacían, estas tres mujeres les proporcionaban la capacidad del bien y del mal, y eran las precursoras de la justicia. No sólo castigaban a los hombres por el mal, sino también a los dioses. El control que las Tres Hermanas ejercían sobre la Tierra y los reinos celestiales no tenía rival.

Artes

Las Parcas suelen ser representadas con túnicas blancas. A menudo se les muestra con un bastón en la mano, para resaltar su poder y dominio. A veces se las representa con coronas. Cuando alguien nace, se les representa hilando, calculando y cortando el hilo de la vida, para destacar el control del destino sobre la mortalidad del hombre.

Astronomía

Tres asteroides llevan el nombre de las Parcas: (97) Klotho, (120) Lachesis y (273) Atropos.

Explicación del mito

Las Parcas controlaban el nacimiento, la muerte y la vida de todos los dioses y mortales. Cada vez que nacía un niño, se creía que las Parcas lo visitarían tres días después y decidirían si debía vivir. En cuanto nacía un niño, comenzaban a tejerse los hilos que las hermanas utilizaban para determinar la vida.

Cada una de las hermanas tenía un papel diferente. Clotho tejía la red de la vida a partir de su rueca en su rollo, conocido como el Libro del Destino. Lachesis maduraba estos hilos para determinar cuánto duraría cada vida utilizando su vara de medir. También apuntaba con este bastón a los horóscopos del globo. Atropos decidía exactamente cómo iba a morir alguien usando y utilizaba tijeras para cortar el hilo cuando llegaba el momento. Atropos se traduce como «inevitable». También era la mayor y la más sabia de las Tres Hermanas.

Según algunas fuentes -aunque todavía son muy discutidas por los estudiosos-, Zeus era el único dios que no estaba sujeto a las Parcas. Podía anular cualquier decisión que éstas quisieran tomar sobre una vida. Por lo tanto, Zeus tenía el poder de interferir y controlar el destino de cualquier hombre si lo deseaba.

Las Parcas también sabían lo que iba a suceder durante la vida de cualquier hombre. Conocían el pasado, el presente y el futuro y eran interpretadas como oráculos. Esto permitía a las Parcas decidir lo que un hombre podía o no podía conseguir a lo largo de su vida. Por tanto, poseían el conocimiento del destino, además de decidirlo. Una vez que las Parcas decidían que era el momento de morir de un hombre, su papel cambiaba. Pasarían de ser las deidades del destino a las diosas de la muerte.

Las Parcas trabajaban independientemente de las demás deidades, pero a veces colaboraban con las Erinyes, un grupo diferente de tres hermanas que infligían castigos cuando el hombre cometía fechorías. Juntas, dirigían el destino del hombre de acuerdo con las leyes de la necesidad.

Al parecer, las Parcas lucharon con los murciélagos durante la guerra entre los Titanes y los Olímpicos. Cuando Tifón -el hijo menor de Gea- atacó el cielo, las Parcas le dijeron que se fortalecería si comía los frutos que poseían. Después de hacerlo, fue derrotado fácilmente por Zeus y puesto en el calabozo, el Tártaro. Esto les dio la reputación de no tener miedo ante la batalla y de ser magníficos ante el adversario, lo que demostró su poder ante los dioses.

nv-author-image

Graduado en psicología y aficionado a la guitarra flamenca y los juegos de mesa. Me gusta escribir sobre psicología, marketing, historia y mitología en The Color Blog.View Author posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.