Saltar al contenido

Origami, el Arte del Papel Doblado. Características e Historia

La historia del Origami es imprecisa ya que se desconoce con exactitud cuando comenzó este tipo de arte con papel doblado.

Dado que el papel se degrada a medida que envejece, es difícil establecer una cronología exacta para la invención del origami.

En general, se acepta que el papel se inventó alrededor del año 105 d.C. en China. Los japoneses utilizaron por primera vez el papel durante el siglo VI. Es cierto que otras culturas practicaron diversas formas de plegado de papel, pero fueron los japoneses los primeros en descubrir las posibilidades asociadas al uso del papel como medio artístico.

El origami es el arte de realizar figuras con papel doblado y que tiene su origen en China y Japón.

El origami se conocía inicialmente como orikata (formas plegadas). Sin embargo, en 1880, la artesanía pasó a conocerse como origami.

El término origami proviene de las palabras japonesas oru (doblar) y kami (papel). No se sabe por qué se eligió este término, aunque los estudiosos han especulado que los caracteres de este término eran simplemente los más fáciles de aprender a escribir para los escolares.

Escribir una historia completa del plegado de papel es casi imposible, ya que la información sobre esta forma de arte antes del siglo XV es prácticamente inexistente. Hay muchas afirmaciones plausibles sobre sus orígenes y su historia temprana, pero la mayoría de ellas se basan en poca documentación firme.

Muchos estudios afirman que el origami fue inventado por los japoneses hace unos mil años, pero sus raíces podrían estar en China. También es muy probable que el proceso de plegado se aplicara a otros materiales antes de que se inventara el papel, por lo que los orígenes del plegado recreativo pueden estar en la tela o el cuero.

Ciertamente, en Europa, la práctica del plegado de servilletas y el plisado de telas eran muy apreciados. Sin embargo, el papel ha demostrado ser el material ideal para plegar, por lo que es lógico suponer que el plegado de papel siguió al descubrimiento del proceso de fabricación de papel.

El papel se inventó en China, y tradicionalmente se ha atribuido a un funcionario de la corte china, Cai Lun, como su inventor, aunque las investigaciones contemporáneas sugieren que el papel se inventó antes. Sin embargo, se sabe que Cai introdujo el concepto de las hojas de papel hacia el año 105 de la era cristiana. Al fabricar papel a partir de la corteza macerada de los árboles, residuos de cáñamo, trapos viejos y redes de pesca, descubrió una forma muy superior y más barata de crear una superficie para escribir, en comparación con la tela de seda que se utilizaba habitualmente.

Los conocimientos de fabricación de papel se trasladaron posteriormente a Corea y de allí a Japón, a través de los monjes budistas, hacia el año 610. Los papeleros japoneses mejoraron aún más la calidad del papel, y la calidad de su papel habría sido adecuada para el plegado, aunque no existen pruebas fehacientes del origami antes de 1600.

Página perteneciente al primer libro conocido sobre el Origami, el arte japonés del papel doblado.
Página del libro «Sembazuru Orikata»

En 1680, un breve poema del poeta y novelista Ihara Saikaku hace referencia al origami de mariposa, lo que revela lo arraigado que estaba el plegado de papel en la cultura japonesa en esa época. Uno de los primeros libros de instrucciones para el plegado de papel que se conocen es Sembazuru orikata (1797), de Akisato Rito, que muestra cómo doblar grullas enlazadas cortadas y plegadas a partir de un cuadrado de papel.

El educador alemán Friedrich Froebel (1782-1852), inventor del jardín de infancia, fue un ávido defensor del plegado de papel y de sus beneficios educativos, y ayudó a difundir el plegado de papel por todo el mundo.

Se asocian a él tres tipos básicos de pliegues: los Pliegues de la Vida (pliegues básicos que introdujeron a los niños en el plegado de papel), los Pliegues de la Verdad (que enseñan los principios básicos de la geometría) y los Pliegues de la Belleza (pliegues más avanzados basados en cuadrados, hexágonos y octógonos); la famosa estrella Froebel de papel plegado y tejido, una popular manualidad y decoración navideña, lleva su nombre, pero probablemente fue inventada por otra persona.

Hacia 1880, esos pliegues froebelianos se introdujeron en Japón y en las escuelas japonesas, y fue en esa época cuando se empezó a utilizar la palabra origami para describir el plegado recreativo. Las contribuciones alemanas al plegado de papel continuaron con la primera escuela Waldorf de Rudolf Steiner (1919), en Stuttgart, Alemania, que hacía hincapié en diversas actividades prácticas, incluido el origami, y con la escuela de diseño Bauhaus (1919-33).

La Bauhaus utilizaba el plegado de papel como medio para formar a los estudiantes en el diseño comercial, y el venerado profesor y artista de la Bauhaus Josef Albers era especialmente experto en la creación de estructuras en forma de cúpula a partir de hojas de papel planas.

El escritor y filósofo español Miguel de Unamuno (1864-1936) también contribuyó a difundir la popularidad del origami. Era un célebre plegador de papel que se podía encontrar en los cafés haciendo pájaros de papel. Habló del plegado de papel en numerosas obras, como Amor y pedagogía (1902), e incluso lo utilizó como metáfora de sus profundos debates sobre la ciencia, la religión, la filosofía y la vida.

El plegado de papel se extendió también por Sudamérica, principalmente gracias a la labor del médico y maestro plegador argentino Vicente Solórzano Sagredo (1883-1970), autor de los manuales más completos sobre plegado de papel en español. En Inglaterra se publicó en 1937 el libro seminal Paper Toy Making de Margaret Campbell, que contenía una gran colección de diseños de origami.

Dos años más tarde, los flexágonos de papel del matemático británico A.H. Stone, cuyas estructuras de papel alteraban sus caras de forma curiosa cuando se flexionaban adecuadamente, dieron un impulso a la popularidad tanto recreativa como educativa del plegado de papel.

Después de la Segunda Guerra Mundial aumentó el interés por el origami en Norteamérica, y el tema fue investigado intensamente, especialmente por el folclorista Gershon Legman en Estados Unidos. En 1955, Legman organizó una exposición en Ámsterdam sobre el origami del maestro japonés Akira Yoshizawa (1911-2005). Yoshizawa fue considerado el plegador más destacado de su época, y su obra inspiró a las generaciones posteriores de plegadores.

También en la década de 1950, Lillian Oppenheimer ayudó a popularizar el término origami y a presentarlo a los estadounidenses. Fundó el Origami Center of America en Nueva York en 1958, utilizó el medio relativamente nuevo de la televisión para popularizar esta forma de arte y produjo varios libros sobre origami con la animadora infantil y estrella de la televisión Shari Lewis; como le gustaba decir a Oppenheimer: «¿Por qué los japoneses deben tener toda la diversión?».

En los años 60 y principios de los 70, plegadores estadounidenses como Fred Röhm y Neal Elias desarrollaron técnicas novedosas que produjeron modelos de una complejidad sin precedentes.

A finales de la década de 1980, Jun Maekawa, Fumiaki Kawahata, Issei Yoshino y Meguro Toshiyuki, en Japón, y Peter Engel, Robert Lang y John Montroll, en Estados Unidos, habían hecho avanzar aún más las técnicas, inspirando, por ejemplo, el plegado de criaturas e insectos con múltiples patas y antenas.

A principios de la década de 1990, Lang desarrolló un programa informático (TreeMaker) para ayudar en el plegado preciso de las bases y otro (ReferenceFinder) para encontrar secuencias de plegado cortas y eficaces para cualquier punto o línea dentro de un cuadrado de la unidad.

Existen decenas de sociedades de origami en todo el mundo. Especialmente significativa es la Japan Origami Academic Society, que es un conducto para muchas de las construcciones más innovadoras del origami contemporáneo.

Akira Yoshizawa fue el gran maestro del origami y un gran difusor de este arte por todo el mundo.
Akira Yoshizawa, el gran maestro del origami

Akira Yoshizawa es conocido a menudo como el «gran maestro del origami». Nacido en 1911, aprendió por primera vez a hacer origami cuando era niño. A los 20 años, utilizó sus conocimientos de origami para enseñar a los nuevos empleados de la fábrica donde trabajaba los conceptos de geometría necesarios para realizar sus trabajos. En 1954, Yoshizawa publicó Atarashi Origami Geijutsu (Nuevo Arte del Origami).

Esta obra sentó las bases de los símbolos y las notaciones que utilizamos hoy en día para describir cómo plegar un determinado modelo. También fue el catalizador que convirtió a Yoshizawa en una superestrella del origami. Pasó el resto de su vida sirviendo como una especie de «embajador cultural» de Japón al dar a conocer las técnicas del origami al resto del mundo.

Yoshizawa falleció en 2005, pero se calcula que creó más de 50.000 figuras diferentes durante su vida. Por desgracia, sólo unos pocos cientos de estos modelos fueron documentados oficialmente en sus libros de origami publicados.

Yoshizawa también fue pionero en la popular técnica del origami húmedo, que consiste en rociar el papel con una fina niebla de agua para crear pliegues con un aspecto más redondo y escultural. En septiembre de 2016 se publicó un magnífico libro con su obra titulado «Akira Yoshizawa«.

El origami moderno también recurre a las roturas y al uso de pegamento para aumentar las posibilidades artísticas.

Al principio, el origami no permitía cortar ni pegar, pero las normas se han relajado considerablemente con el paso de los años. Hoy en día, se ven muchos libros de origami con modelos que implican alguna forma de corte o pegado para dar mayor estabilidad al diseño final.

Otra forma en que el origami ha evolucionado es que las figuras ya no se doblan exclusivamente con papel de origami. Hoy en día, se pueden encontrar entusiastas del plegado de papel que trabajan con papel de envolver, papel de escribir, papel de álbum de recortes y diversas formas de papel hecho a mano.

Existe una tendencia de artesanía «verde» que consiste en hacer origami con papel que de otro modo se desecharía, como periódicos viejos y folletos de correo basura. También se pueden plegar figuras de origami a partir de papel moneda para presentar un regalo en metálico de una manera única, aunque esta manualidad requiere que se sigan diagramas creados teniendo en cuenta las dimensiones específicas del billete que se va a utilizar.

El papel japonés o Washi sigue siendo uno de los materiales más utilizados en el Origami

nv-author-image

Graduado en psicología y aficionado a la guitarra flamenca y los juegos de mesa. Me gusta escribir sobre psicología, marketing, historia y mitología en The Color Blog.View Author posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.