Los Cuervos de Odín. Hugin y Munin. Simbología e Historia

Los cuervos de Odín, su significado y mitología.

¿Te has preguntado alguna vez qué representan los cuervos de Odín?

El papel de los cuervos, Hugin y Munin, como mensajeros de Odín se ha vinculado a las prácticas chamánicas y a los conceptos nórdicos de la fylgja (un espíritu que se cree que acompaña a una persona en relación con su destino o fortuna y la hamingja (un ángel guardián femenino del que se dice que decide la suerte y la felicidad de una persona).

Los cuervos de Odín en la historia

Dos de los muchos nombres del dios nórdico Odín son Hrafnaguð y Hrafnáss, que significan ambos «dios cuervo». Es por su asociación con Hugin y Munin por lo que se hace referencia a Odín como tal.

Estos pájaros, a menudo representados posados sobre los hombros de Odín, aparecen en broches, amuletos y placas de cascos que datan de los siglos V al VII. Se pueden ver en la Cruz de Thorwald encontrada en la Parroquia de Andreas en la Isla de Man. También adornan el tapiz de Oseberg, que se descubrió dentro del enterramiento de un barco del siglo IX en Noruega.

Las pruebas también sugieren que los pueblos de Dinamarca, Suecia, Noruega e Inglaterra imploraban a Huginn y Muninn poder y guía.

Significado y simbología de Hugin y Munin

Vector cuervos.

El cuervo es una criatura mágica y un poderoso símbolo de guerra en el mundo vikingo. También se le considera un ave extraordinariamente inteligente.

Los cuervos divinos de Odín, Hugin y Munin, simbolizan en realidad la mente humana. Hugin simboliza el pensamiento, mientras que Munin representa la mente o la memoria.

Estas grandes aves de aspecto siniestro tienen plumas negras, picos afilados y alas fuertes. Son capaces de volar todo Midgard en un solo día. Odín les ha dotado de habilidades especiales, como entender a los hombres y hablar en el idioma humano. Huginn y Muninn también son astutos y muy observadores.

Estos pájaros no son meros espías o mensajeros del dios supremo, sino que también son sus confidentes y consejeros.

El símbolo de Hugin y Munin está vinculado al chamanismo por la capacidad de Odín de enviar su «pensamiento» (Hugin) y su «mente» (Munin) al viaje en estado de trance de los chamanes. También está relacionado con el estandarte nórdico del cuervo y con el simbolismo general del cuervo entre los pueblos germánicos.

Esto también explica por qué Odín teme que Hugin y Munin no vuelvan a él. Siempre que un practicante de la magia enviaba una parte de sí mismo (o, más comúnmente, de sí misma) en alguna búsqueda, existía el riesgo de que las partes se separaran entre sí, o de que las heridas sufridas por el emisario se infligieran también al resto de la persona que lo había enviado. Tales poderes mágicos ciertamente no venían sin sus peligros, e incluso un dios como Odín no estaba exento de ellos.

En la mitología nórdica, Huginn y Muninn no sólo representan los cuervos de Odín, sino también el concepto de dualidad.

Huginn procede del nórdico antiguo y significa «pensamiento», y Muninn, «mente» o «memoria». En algunos fragmentos de la Prose Edda, Muninn se cita en un sustantivo común para «cuervo», mientras que Huginn se menciona en una expresión compuesta para «carroña». Los nombres de estos cuervos se anglicizan modernamente como Hugin y Munin.

Estos cuervos, mensajeros de Odín, vuelan diariamente por todo Midgard (el mundo) para recoger información para el Dios supremo. Al ser Odín tuerto y olvidadizo, Huginn y Muninn compensan las mencionadas debilidades de Odín manteniéndolo bien informado. Huginn y Muninn son representados a menudo sentados sobre los hombros del dios, llevándole información.

Óðinn tenía la responsabilidad de elegir a la mitad de los guerreros muertos en batalla que irían a la otra vida de Valhöll (Valhalla). Se dice que presidía Valhöll y todas las valquirias que elegían y atendían a los guerreros muertos en batalla, conduciéndolos al Valhalla y cuidando de ellos allí. Las valquirias se representan a menudo con cuervos o cisnes. Un verso de un autor desconocido menciona que Huginn y Muninn desempeñaban un papel en el campo de batalla: Huginn atendía a los ahorcados y Muninn a los muertos en la batalla.

Los guerreros muertos en la batalla que no eran hombres elegidos por Óðinn iban con la diosa nórdica, Freyja, a su reino de ultratumba, el campo o pradera, Fólkvangr. La sala de Freyja se llama Sessrúmnir (que significa muchos asientos).

Óðinn tenía una sed constante de conocimiento y ningún sacrificio se consideraba un precio demasiado alto. Ya cambió su ojo por la sabiduría y se colgó durante nueve noches en el gran árbol del mundo, el fresno, Yggdrasil para recibir sus legendarias runas. En la Edda en prosa, Skáldskaparmál de Snorri Sturluson, se dice que Óðinn bebió del hidromiel de la poesía, también conocido como hidromiel de Suttungr (Suttungmjaðar). Se dice que los que bebían esta sustancia mítica se convertían en poetas y eruditos, con acceso a una inspiración poética ilimitada y a las respuestas a cualquier pregunta.

El cuervo en la mitología Nórdica y Celta

La mitología nórdica, las sagas islandesas y el folclore islandés suelen mostrar al cuervo como un mensajero sabio y omnisciente y, a menudo, como un pájaro profético, protector y ayudante.

Curiosamente, esta representación no es del todo injustificada, ya que los cuervos están considerados como uno de los animales más inteligentes que existen en la actualidad (tan inteligentes como un niño pequeño). Poseen una gran inteligencia para resolver problemas y, al parecer, pueden planificar el futuro.

En la vida cotidiana moderna, los sentimientos de la gente hacia los cuervos pueden ser un poco más contradictorios. Los cuervos son ciertamente un espectáculo majestuoso, volando con sus brillantes alas negras, pero son omnívoros, lo que significa que comen prácticamente cualquier cosa, incluyendo néctar, peces, gusanos, pequeños roedores y casi cualquier cosa que puedan picar.

Se sabe que, en ocasiones, han sacado los ojos a los corderos jóvenes, pero se cree que las historias sobre su voracidad son muy exageradas.

Es bien conocida su nefasta propensión a robar huevos y comerse a las crías de las zonas de anidación de los patos de flojel. En las zonas urbanas, los cuervos rara vez pierden la oportunidad de hurgar en la basura, provocando un terrible desorden en el proceso. Según a quién se le pregunte, se les puede considerar una plaga menor o una auténtica amenaza.

El estandarte del cuervo, conocido como hrafnsmerki, era un tipo de bandera que enarbolaban los reyes y jefes escandinavos en los siglos IX, X y XI cuando invadían otras tierras o marchaban a la batalla. Las obras de arte nórdicas las muestran como banderas de forma triangular con imágenes de cuervos. La bandera decorada con cuervos representaba el reino o la jefatura.

También se dice que se utilizaban como instrumento de profecía y adivinación. Algunos textos ingleses antiguos dejan muy claro que la bandera del cuervo era vista como todas estas cosas. El pueblo inglés sentía temor por la bandera del cuervo, ya que la consideraba un objeto con el poder de invocar las fuerzas de Óðinn, el dios del cuervo.

La palabra inglesa antigua para cuervo es «hræfn», que es increíblemente similar a Hrafn, la palabra islandesa. Los vikingos fueron unos de los mayores viajeros de su época, por lo que la tradición, los vínculos y las influencias de los cuervos vikingos han dejado su huella en otras tierras. Los vikingos llegaron a las Islas Británicas y, de hecho, encontraron muchos lugares, como las ciudades de York (Jorvik) y Dublín (Dyflin).
Un cuervo aparece en el escudo de la isla de Man.

Ya invadida por los nórdicos en algún momento entre los años 850 y 990, esta isla, frente a la costa de Inglaterra, fue gobernada por los reyes escandinavos de Dublín y York. Ólafur Hvíti (Olaf el Blanco) fue un rey vikingo muy famoso de Dublín. Él y su esposa, Auður Ketilsdóttir (también conocida como Audur el Profundo y Unn), procedían de Noruega. Ella se estableció en Islandia muchos años después.

Los cuervos de Odín en los tatuajes

Los amantes de la mitología nórdica suelen tatuarse los cuervos de Odín, entre otros muchos símbolos nórdicos. La profunda simbología de Hugin y Munin, el atractivo estético y el hecho de que fueran los consejeros y acompañantes del principal dios nórdico, hacen de los cuervos de Odín una de las opciones principales a la hora de hacerse un tatuaje.

Además, si te gustan los cuervos, estamos convencidos de que te acabarás tatuando a estos enigmáticos y poderosos cuervos.

nv-author-image

Graduado en psicología y aficionado a la guitarra flamenca y los juegos de mesa. Me gusta escribir sobre psicología, marketing, historia y mitología en The Color Blog.View Author posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *