Impresión en madera o xilografía ¿Qué es? Característica e historia

Método de impresión en madera tradicional.

La xilografía o impresión en madera es una técnica de impresión de textos, imágenes o dibujos sobre textiles y papel.

El bloque de madera se prepara cuidadosamente como una matriz en relieve, lo que
significa que las áreas que se muestran en blanco se recortan con un cuchillo, un cincel o un papel de lija dejando que los caracteres o la imagen se muestren en «negro» al nivel de la superficie original.


El bloque se corta siguiendo la veta de la madera. Sólo es necesario entintar el bloque
y ponerlo en contacto firme y uniforme con el papel o la tela para conseguir una
impresión aceptable. Por supuesto, el contenido se imprimiría «al revés» o en espejo.

Para la impresión en color, se utilizan varios bloques, cada uno para un color, aunque
La sobreimpresión de dos colores puede producir más colores en la impresión.

Historia de la impresión en madera o xilografía

La gran ola, ejemplo de impresión en madera.
La gran ola de Kanagawa es uno de los ejemplos más famosos de impresión en madera o xilografía

Las xilografías son una de las técnicas de impresión más antiguas, utilizadas para hacer páginas de libros e imágenes posteriores.

Los primeros vestigios de la impresión en madera se encontraron en China. Más tarde, los japoneses adoptaron la técnica y la llevaron a lo largo de los siglos a la cima de la artesanía y la expresión artística.

Las planchas de madera se encuentran entre las técnicas de impresión más antiguas, ya que originalmente se utilizaban para tallar y formar sellos y estampas. Sin embargo, la impresión no habría sido posible sin la invención del papel. Los científicos sitúan los orígenes de la fabricación de papel en torno al año 105 d.C. en China.

La talla en piedra se desarrolló probablemente como la primera tecnología de impresión: las piedras se frotaban con papel húmedo y tinta, creando caligrafía grabada. Posteriormente, o en paralelo, se desarrolló la xilografía. El primer libro chino impreso en madera, el Diamant-Sutra de Dunhuang, data del año 868 y es tan avanzado desde el punto de vista técnico que se supone que los bloques de madera deben haberse desarrollado mucho antes.

Hay un grabado japonés, «Dharanis», que data del año 770 y que está fuertemente influenciado por los grabados chinos. Los Dharanis consistían en oraciones budistas y tenían una tirada de un millón de ejemplares. Sin embargo, no está claro si se hicieron con planchas de impresión de bloques de madera. En general, los cortes de madera se utilizaban en los primeros siglos en China exclusivamente para difundir textos y amuletos budistas.

+  Impresión fotográfica

La impresión en madera en Europa

La impresión en madera llegó mucho más tarde a Europa. La impresión de telas con una matriz de madera fue habitual durante varios siglos. Sin embargo, la impresión en madera tuvo que esperar hasta la introducción de la producción de papel en los molinos de papel en la década de 1390.

Las primeras xilografías eran impresiones de una sola página: imágenes de figuras sagradas a las que se recurría en los malos tiempos y cuyas imágenes ofrecían protección. Se pegaban en las tapas de los libros o se clavaban en las paredes. A veces también se cubrían puertas y techos enteros con estos grabados.

Estas primeras estampas se hacían a mano con un muller. A veces también eran coloreadas a mano por los llamados «pintores de letras» con ayuda de patrones. Pero estos pintores tenían cuidado de dejar las líneas visibles.

Las xilografías en Europa comenzaron a desarrollar su propio estilo a finales del Alto Gótico. En esa época, los cortes de líneas eran el tipo de grabado más frecuente. El dibujo en plomo negro de las vidrieras góticas coloreadas tiene un estilo similar al de estas primeras xilografías. No fue hasta mucho más tarde, en el siglo XIX, cuando se desarrollaron las impresiones maestras de gran detalle. A menudo se utilizaban como ilustraciones en los libros.

Los libros de bloques siguieron a las impresiones de una sola página, que también se prensaban o frotaban en las páginas. Como sólo se podía imprimir por una cara, las caras en blanco de dos hojas se pegaban para crear una sola página. El texto también se tallaba en los bloques de madera, acompañando a las ilustraciones impresas. Los temas más populares de los libros de bloques eran la Biblia de los pobres, la danza de la muerte o los libros de los planetas.

El libro de bloques sobrevivió a la invención de los tipos móviles hacia 1440. Las palabras y las imágenes se separaron y se invirtió la proporción entre imagen y texto. En los libros de bloques predominan las imágenes en lugar del texto. Ahora se hacían con la ayuda de imprentas: los bloques de madera se cortaban a la altura de las letras de plomo y se ajustaban a la imprenta.

+  Impresión inkjet / impresión de inyeccion de tinta

Hartmann Schedel y Albrecht Dürer y la impresión en madera

Impresión en madera de la obra apocalypsis.
Impresión en madera de Albretch Dürer

Alrededor del año 1500, la xilografía floreció en Alemania central (Augsburgo, Ulm, Núremberg) y en los Países Bajos como ilustración de libros. Una de las obras más importantes de esta época es la Weltchronik de Schedel, ilustrada con 2.000 planchas de madera, realizadas por unos 100 hombres en 24 imprentas de Núremberg.

En aquella época, era habitual distinguir entre las distintas personas que participaban en el proceso de elaboración de las xilografías: el que dibuja (artista), el que corta (tallador) y el que lo presiona sobre el papel (impresor).

El creador del diseño solía permanecer en el anonimato, y sólo algunos artistas destacaban en este arte. El primero fue Alberto Durero (1471-1528), de Núremberg, que llevó la xilografía a un nuevo nivel y transformó el arte. Sus grandes planchas de madera, especialmente el «Apocalipsis», con su composición monumental y dramática, le dieron fama y un nuevo significado a la xilografía.

Muerte y resurrección de la impresión en madera

En el siglo XVI el grabado se convirtió en la técnica de impresión más necesaria en toda Europa. Así, las planchas de madera fueron desplazadas, perdiendo importancia con la invención de la litografía y posteriormente de la fotografía. Por ello, siguió siendo sobre todo un medio de impresión artístico en lugar de algo más práctico y económico.

Sin embargo, esto cambió con la apertura de Japón en 1867, que llevó los tacos de madera japoneses a Occidente, impresionando a artistas como Gauguin, Munch y van Gogh. El bloque de madera tuvo un significado especial a principios del siglo XX para los expresionistas alemanes de los Brücke.

Proceso y técnicas de la impresión en madera

Técnica utilizada en la impresión en madera.
Ténica de impresión en madera

La impresión en madera es una forma de impresión en relieve y se basa en el principio de que las partes que no se van a imprimir se recortan. En lugar de ello, los colores se presionan sobre las partes en relieve, aplicados como si se tratara de un relieve, y éste se frota sobre un trozo de papel o se empuja a través de la prensa, en cuyo caso los relieves se invierten.

Las maderas clásicas utilizadas para la impresión en madera en los bloques de madera son principalmente los árboles frutales, como el peral o el cerezo, que dan lugar a bocetos detallados y ricos. En cambio, el tilo y el álamo son más fáciles de cortar, pero también se astillan más fácilmente. Hoy en día también se utiliza la madera contrachapada en los bloques de madera.

+  ¿Qué es la impresión en Riso o risografía?

En la tradición occidental de los bloques de madera, los colores se presionan y se aplican sobre el bloque con un rodillo. En los bloques de madera asiáticos, las acuarelas se aplican con un pincel y los motivos entintados se frotan sobre un papel seco o húmedo.

A continuación detallamos brevemente el proceso de impresión en madera:

  1. El tallador de bloques comienza con una pieza de madera plana -normalmente cerezo- y toma el dibujo prescrito y lo coloca boca abajo sobre el bloque
  2. El trozo de papel así aplicado se haría transparente frotándolo con aceite y luego retirando el papel para que la imagen inversa de la tinta se transfiriera al bloque
  3. El escultor delineaba las zonas que debían ser entintadas/impresas en negro y, una vez hecho esto, tallaba las zonas que debían quedar en blanco
  4. Esta parte del proceso crea el bloque que se utilizará para imprimir las líneas negras y se conoce como «bloque clave»
  5. Este proceso se repetiría para cada color que se utilizara en la imagen, dando lugar a diferentes bloques para cada color.
  6. Para mantener la precisión en la impresión de los diferentes colores en una sola imagen/página, se utiliza una clave de registro, normalmente un kagi (una forma de «L» elevada que se ajusta a una esquina del bloque y en la que se coloca una esquina de la página) y un hikitsuke (una barra elevada que suele colocarse a lo largo del bloque y en la esquina del hagi).
  7. El proceso de impresión de una sola hoja continúa utilizando los distintos bloques y colores y volviendo a registrar la hoja hasta que toda la imagen se haya completado a satisfacción del artista

Si quieres descubrir otros métodos de impresión además de la impresión en madera, echa un vistazo a nuestra sección de tipos de impresión, donde te detallamos distintos tipos de impresión y sus características principales, además de sus usos.

También puedes encontrar inspiración para tus trabajos de impresión en nuestras categorías de acabados y tipo de papel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *