Saltar al contenido

Historia de la Encuadernación

Historia de la encuadernación desde Asia hasta Europa.

El libro, tal y como lo vemos hoy, es un importante y eficaz canal de interacción entre lectores y autores. Y está en constante evolución, que no cesa. Antes de la evolución de la imprenta, popularizada por la Biblia de Gutenberg, la encuadernación del libro era casi desconocida.

Antes de Gutenberg, cualquier texto sobre cualquier tema era un objeto único hecho a mano, con diseño y características incorporadas por el escriba, el propietario, el escritor o el compilador o el ilustrador. Se hacía en hojas individuales de papel suelto unidas por cuerdas o envueltas en un trozo de tela de gran tamaño.

La evolución de la encuadernación tiene una larga y singular historia que se remonta al siglo XXX a.C., cuando el ser humano desarrolló la capacidad de escribir.

Pronto, las actividades escolares de copiar en múltiplos, comparar y archivar textos de varios autores, así como otras actividades relacionadas, empezaron a profesionalizarse y a compartimentarse, comenzando inicialmente en Egipto.

El Jiandu eran trozos de bambú en los cuales se escribía.
Jiandu

En el continente asiático, fue en China donde podemos rastrear los libros reconocibles, llamados Jiance o Jiandu y que se escribían en rollos de bambú delgado partido y seco, atados con cáñamo, seda o cuero. El descubrimiento del proceso de utilización de la corteza de morera para crear papel se atribuye a Ta’sai’lun, pero puede ser anterior.

El tamrapatra es una hoja de cobre que se utilizaba para escribir.
Tamrapatra

En la India, la mayoría de las escrituras fueron trazadas sobre piedras que se originaron durante el periodo Ashokan (Maurya) dictando edictos religiosos y estatales. Más tarde se utilizó el «tamrapatra«, hojas finas de cobre, y después el «burjapatra», corteza de árbol.

En el sur de la India , el «tada» o «tala» o «tali» -hojas de palma- se utilizaba mucho para escribir manuscritos. Solían mantener estas hojas juntas con una cuerda que atravesaba todas estas hojas por un agujero justo en medio de estas hojas que contenían el manuscrito.

Hasta hace poco, los niños aprendían a escribir sobre un pequeño y suave trozo de madera de 8×12 pulgadas, conocido como patti o takhti, con tinta china lavable, o sobre una fina piedra negra de 8×12 pulgadas, conocida como pizarra, con una tiza blanda, que se utilizaba sobre todo en el norte del país.

En algunas partes de Asia occidental, hasta la época medieval, se utilizaban pieles de animales conocidas como vitela para escribir, pero en nuestro país era puro no, no. Los griegos utilizaban el cuero sobre todo para inscribir los registros de la tierra y del gobierno. Los griegos enrollaban estas pieles y las almacenaban en estantes con huecos para cubos.

Alrededor de los siglos VII y VIII, en la India se utilizaba una tela de algodón no porosa, esmaltada con almidón de arroz, para grabar los manuscritos, lo que ha continuado hasta tiempos recientes, siendo utilizada por arquitectos e ingenieros para grabar sus dibujos y mapas para guardarlos. Se conoce como tela de calco. Este método de escritura estuvo vigente en la India hasta finales del siglo X o principios del XI d.C.

Fue en China donde se inició la fabricación de papel en los entonces campos de concentración, que más tarde fue transportado por los árabes con los prisioneros de guerra chinos a Samarcanda a principios del año 751 d.C. La fabricación se hacía con lino viejo, lino o cáñamo, basándose en la misma técnica y metodología que se utilizaba en China. Con los años, los árabes mejoraron la técnica de fabricación.

Durante ese período, hubo muchas actividades comerciales entre la India y algunos de los países prósperos de Oriente Medio y es a través de esa ruta, el papel Khurasani y su fabricación llegó a nuestro país a través de Sindh después de su conquista en el siglo VIII – que también en Cachemira.

La fabricación se fue improvisando continuamente y se convirtió en una actividad lucrativa que más tarde se difundió a las sedes culturales más importantes durante el periodo del sultanato: Delhi y Lahore.

Sin duda, los árabes mejoraron la calidad del papel con respecto al producto chino, ya que lo complementaron con lino y otras fibras vegetales, pero en Cachemira, la calidad del papel se mejoró aún más y se terminó durante la época del sultán Zainul Abedin, entre 1417 y 67.

Pues bien, como el material de base para las actividades de escritura se hizo fácilmente disponible y los autores de varios textos observaron la plegabilidad del material de base en comparación con el Bhurjapatra o el Tadapatra, y también que podía sostener el hilo como parte de la reunión de varias hojas de papel juntas, pronto se hizo ampliamente aceptable.

El papel hecho a mano, tanto normal como esmaltado, era un producto notable de la India medieval. La corteza y la Talpatra (hojas de palma), la seda y la tela de algodón eran ingredientes esenciales para la fabricación de este papel. El producto no sólo se utilizaba en la India, sino que también se exportaba a otros países.

Encuadernación con hojas de palma típica del continente asiático.

En el subcontinente indio y el sudeste asiático: el proceso de ensamblar físicamente un manuscrito a partir de una pila ordenada de papeles fabricados con hoja de palma, o Bhurjapatra o Tadpatra o papel que se conocía como «kagaz», que se doblaba dos veces, una en el lado oblongo y la siguiente en el lado vertical, en secciones manejables y se ponía en secuencia y se reunía, listo para ser encuadernado junto con un borde, ya sea cosiendo con hilo a través de los pliegues o mediante la aplicación de una capa de adhesivo flexible.

En esta etapa nadie conocía otras técnicas de encuadernación, que seguían evolucionando. Era y sigue siendo un oficio artístico de gran antigüedad, pero se ha convertido en una industria altamente mecanizada en los tiempos modernos.

La brecha entre la artesanía y la industria no es tan amplia como se podría imaginar. Para cualquier quantum de producción en masa de cualquier producto impreso, los problemas a los que se enfrentan los artesanos de la época medieval o las modernas casas de producción mecanizada son los mismos.

Esto incluye, uno, cómo mantener unidas las páginas; dos, cómo cubrir y proteger las páginas reunidas después de haberlas unido; y tres, etiquetar y decorar la cubierta protectora, ya sea blanda o dura.

La encuadernación se perfeccionó durante la edad media, con el desarrollo de los procesos de producción.

A finales de la época medieval, los artesanos perfeccionaron durante un tiempo el arte de la encuadernación, a base de ensayos y errores. Al principio, se utilizaban papeles gruesos y pesados con mezcla de fibras para cubrir la pila de páginas reunidas y unidas con hilo o cola flexible.

El lomo de estas páginas reunidas se alisaba golpeando sobre una superficie nivelada y dura o martilleando lentamente con un bulto de madera liso y luego se dibujaba un papel grueso de cubierta sobre las páginas reunidas y encuadernadas.

El crecimiento inicial de la mecanización del proceso de encuadernación fue muy lento, pero echó raíces en Europa al principio, cuando Gutenberg imprimió los primeros ejemplares de la Santa Biblia.

En el escenario actual de la encuadernación, la encuadernación moderna de libros se divide entre la encuadernación manual realizada por artesanos individuales que trabajan en un taller de encuadernación y la encuadernación comercial, producida en masa por máquinas de alta velocidad como plegadoras, reunidoras, apiladoras iniciales, encuadernadoras perfectas con instalaciones de aplicación de cubiertas blandas o duras y cortadoras en línea con instalaciones de recorte y agrupación, en una fábrica.

Existe una amplia zona gris entre las dos divisiones. La complejidad del tamaño de un taller de encuadernación varía en función de los tipos de trabajo que se encuadernen, por ejemplo, desde trabajos a medida, pasando por trabajos de reparación/restauración, encuadernación en bibliotecas, encuadernación de conservación, encuadernación de pequeñas ediciones, encuadernación extra y, finalmente, encuadernación de grandes editoriales. Hay casos en los que los trabajos de procesamiento, impresión y encuadernación se combinan bajo un mismo techo.

Para los trabajos con grandes tiradas, la encuadernación comercial es más ventajosa para una producción efectiva de calidad de tiradas de diez mil o más en una fábrica normal.

Como se ha dicho antes, al principio la encuadernación con cosido era más aceptable, eficaz y duradera, pero sin duda era más engorrosa y requería más tiempo para las grandes tiradas. Sin embargo, con el paso del tiempo, la mecanización fue apareciendo poco a poco, al principio mediante el cosido con alambre con dispositivos manuales como las grapadoras modernas. Posteriormente, se mejoró en forma de cosedoras a caballete.

La mayoría de las grapadoras se utilizaban para trabajos de cosido central y tenían una limitación de cierto número de páginas en un libro o cualquier publicación y la publicación con más número de páginas podía ser cosida lateralmente muy cerca del lomo. Pero el problema de este tipo de publicación encuadernada era que no podía abrirse bien en plano, como la publicación cosida en el centro.

Este problema se resolvió con la encuadernación en espiral, que podía abrirse en horizontal independientemente del número de páginas. Pero este tipo de encuadernación no tenía mucha vida útil frente a las publicaciones con costura central o lateral.

Máquina de coser para encuadernación creada por Smyth.

Hacia 1868, David McConnell Smyth patentó la primera máquina de coser, creada para la encuadernación. El sistema y la técnica de coser a través del pliegue de cada pliego para crear una encuadernación fuerte y bien fruncida se sigue utilizando y se reconoce como costura Smyth.

Pues bien, este tipo de cosido para la encuadernación perfecta de libros y publicaciones se perfeccionó aún más, lo que pasó a formar parte de las máquinas de encuadernación perfecta de los tiempos modernos. Aquí, los alemanes destacaron en la fabricación de máquinas de encuadernación, así como de impresión.

Además de las máquinas de encuadernación, empezaron a fabricar máquinas tipográficas, en las que también destacaron, y más tarde, a principios del siglo XIX, crearon exitosas máquinas offset.

nv-author-image

Graduado en psicología y aficionado a la guitarra flamenca y los juegos de mesa. Me gusta escribir sobre psicología, marketing, historia y mitología en The Color Blog.View Author posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.