12 consejos para imprimir carteles baratos al por mayor

impressão de cartazes baratos por atacado

Los carteles son un producto ideal para la impresión en masa. Imprimir carteles baratos al por mayor es lo que sueña cualquier comercializador o empresa que busca realizar su campaña, anunciando su negocio, productos o servicio, promocionando su evento o como artista produciendo en masa su obra de arte con un presupuesto bajo.

Los carteles baratos al por mayor son perfectos cuando tienes un presupuesto ajustado. Para ayudarte a llevar a cabo tu campaña o proyecto de impresión de forma aún más económica, hemos resumido 12 consejos principales para ayudarte a ahorrar dinero imprimiendo carteles al por mayor de forma rentable.

1. Determina con precisión cuántos carteles necesitas

Cuanto antes sepas el número exacto de carteles que necesitas imprimir, mejor. A medida que vayas avanzando en tu marketing, el número puede cambiar, pero siempre que conozcas todos los factores que influyen, podrás ajustarlo fácilmente. Saber el mínimo absoluto es bueno, pero ten en cuenta que el número óptimo suele estar por encima. Tener un poco más de carteles a mano te da un margen de seguridad para los contratiempos. Conocer tus necesidades te servirá para dar el siguiente paso.

Asegúrate de pedir unas cuantas impresiones más de las que crees que necesitas.

2. Establece tus objetivos

Para obtener la mejor opción al imprimir carteles baratos al por mayor, tienes que declarar un objetivo que quieras alcanzar.

Si quieres vender los carteles, podría ser el beneficio mínimo que quieres obtener con cada unidad.

Si tus carteles son para fines promocionales, lo ideal es que conozcas la eficacia de tu campaña, es decir, el número de conversiones, adquisiciones, clientes potenciales, inscripciones o productos vendidos.

El comportamiento de los clientes puede ser difícil de calibrar, especialmente cuando estás activo en varios canales. Con el tiempo, reunirás datos valiosos sobre el rendimiento de cada tirada, pero en el nivel más básico, piensa en términos de coste por pieza.

  • Compara la cantidad mínima absoluta con un mayor volumen de impresión: el coste de cada cartel individual se reduce en los pedidos de mayor cantidad, y te permitirá llegar a un público más amplio.
  • Es un trabajo de equilibrio: no apuntes a la luna, pero tanto si haces marketing como si vendes, imprime definitivamente todos los carteles que necesites de una vez. Escalonar los pedidos para el volumen que necesitas supondrá mayores costes.
+  Captación de leads con publicidad impresa

3. Distribuye sabiamente

La distribución de tus carteles abarca tu lista de clientes o prospectos, una estrategia para dirigirte a ellos y un método de entrega.

Difícilmente vas a vender todos los carteles en persona o colocarlos tú mismo en lugares que sean relevantes para tu público objetivo, pero cuanto más puedas ahorrar en la distribución, mejor.

Como empresa o profesional, lo importante es imprimir carteles baratos al por mayor, estirar al máximo tu presupuesto y dirigirte a tu público en lugares que sean relevantes para él. Conoce tu grupo demográfico, porque al fin y al cabo, sólo tienes una cantidad limitada de carteles.

Asegúrate de que tu equipo de distribución está haciendo un gran trabajo para ponerlos delante de los clientes potenciales que son importantes para tu campaña.

Si vas a vender tus carteles o simplemente los necesitas en un evento, calcula los costes de envío en tu presupuesto general lo antes posible. El tamaño (y el peso) desempeñarán un papel en este caso y podrían influir en tu decisión sobre el tamaño exacto del cartel que pidas.

Racionaliza tus costes de distribución comprobando los detalles con tu servicio de correo con antelación.

4. Elige el tamaño y las opciones adecuadas

Los carteles están disponibles en ocho tamaños diferentes y puedes elegir entre cinco tipos de papel. Además, hay opciones de tamaños personalizados, aunque tendrás que prever un recargo.

Sólo tú puedes determinar en última instancia qué tamaño y opciones son los adecuados para tus necesidades, pero aquí tienes algunas indicaciones:

¿Tu cartel quiere destacar por su tamaño, o puedes captar la atención de la gente con un tamaño estándar y un diseño llamativo?

¿Necesitarás enviar los carteles por correo, y si es así, hay algún tamaño que sea definitivamente más barato para enviar por mensajería?

Todos los papeles ofrecen una gran calidad, pero para las promociones suele bastar con un gramaje inferior. Sólo necesitarás ir más allá de los 130 gramos si tus carteles van a estar expuestos durante mucho tiempo. Las impresiones a doble cara, por supuesto, sólo tienen sentido si las vas a colgar en lugares como los frentes de las ventanas.

5. Evita las fotografías de stock

Las imágenes de stock son una herramienta útil, pero requieren el pago de una licencia. Si recurres a imágenes gratuitas, gritarán «foto de stock» o serán tan populares que otros las han (sobre) utilizado antes que tú.

+  Impreso o Imprimido

Haz un diseño único.

La fotografía de stock, en general, tiene una vaga sensación de familiaridad que no suele asociarse a un gran diseño. Céntrate en la idea o información central de tu cartel e ilústrala con un arte vectorial sencillo y una tipografía clara.

Ten cuidado al usar fotos de stock, a menos que sean de un banco de imágenes bueno

6. Para imprimir carteles baratos al por mayor reserva tu presupuesto de diseño

El éxito de tu cartel viene determinado por un gran diseño. Si vas a contratar a un diseñador para que se encargue de ello, mantén separados tus dos presupuestos para la impresión y el diseño.

Evita canibalizar uno por el otro. Los diseñadores no trabajan gratis; si pagas una miseria, tu cartel acabará pareciendo escaso. En el otro extremo, si dejas que el diseño se coma tu presupuesto para la impresión, tu magnífico cartel no podrá desplegar todo su efecto.

7. Diseña el tuyo propio

Si tomas el asunto en tus manos, puedes liberar una gran parte de tu presupuesto. Sin embargo, diseñar tu propio cartel, obviamente, requiere mucho más que conocimientos de PowerPoint. Por suerte, hay muchos recursos gratuitos que puedes utilizar. Inspírate en diseños de carteles destacados y encuentra una plantilla de diseño gratuita sobre la que construir tu cartel.

Recuerda: no copies el trabajo de otro, ya que a la larga puede salirte caro. Fíjate sino en la originalidad y eficacia del marketing de guerrilla.

8. Personaliza tus carteles

Como artista, la opción más fácil de personalizar tu póster para venderlo es con tu autógrafo. Una firma con sharpie es posible en todo tipo de papel, pero si vas a crear piezas de técnica mixta pintando en tus carteles, considera un papel con un gramaje de 120 gramos o superior.

Como comercializador, puedes personalizar tus carteles, por ejemplo como conjunto para lugares, zonas o eventos específicos. Sin embargo, eso supone unos costes de producción más elevados debido a que las tiradas son más pequeñas. Tendrás que determinar si el mayor retorno de la inversión merece la pena.

Como alternativa, puedes imprimir un código QR en tu cartel que lleve a un sitio web, a la inscripción en el boletín de noticias o a una aplicación para eventos, y segmentar así a tus clientes potenciales para dirigirte a ellos de forma específica.

9. Ahorra en fuentes

En primer lugar, no utilices demasiadas fuentes. Es mejor limitarse a una o dos y diferenciarlas con los pesos de las fuentes. No sobrecargues tu cartel con demasiada tipografía y demasiados tipos de letra.

+  ¿Qué es el marketing de guerrilla y como lo usan las pymes?

Las fuentes profesionales también tienen un coste. Hay muchas fundiciones de fuentes en las que puedes conseguir sustitutos de fuentes gratuitas que también quedarán muy bien, pero comprueba siempre la licencia para ver si puedes usarla comercialmente. Por ejemplo en Dafont puedes poner los filtros de «100% libre de uso».

Quédate con una o máximo dos fuentes para ahorrar algo de dinero si eliges las de pago.

10. Utiliza los negros adecuados

Si el diseño de tu cartel utiliza mucho negro (por ejemplo, en el fondo), es especialmente importante encontrar los valores de color adecuados para los tonos negros. Por ejemplo, para CMYK, los valores de 100%, 30%, 30%, 30% producen el mejor negro. No tener esto en cuenta puede hacer que tu cartel tenga un aspecto lavado y parezca gris en la impresión. En definitiva, esta es una cuestión que debes discutir con tu impresor.

¿Cómo afecta esto a tu presupuesto? Evitarás que los carteles tengan un retorno de la inversión nulo porque tienen un aspecto poco atractivo, o tener que reimprimir por culpa de unos colores erróneos.

11. Revisar y corregir tu cartel

No podemos dejar de mencionarlo: una forma muy eficaz de imprimir carteles baratos al por mayor y mantener los costes bajos es simplemente evitar las reimpresiones por errores. Así que revisa, vuelve a revisar y corrige tu cartel antes de enviárnoslo para imprimirlo.

Detecta todas las erratas y errores ortográficos, encuentra todos los fallos de diseño y asegúrate de que tu cartel cumple los requisitos de la imprenta. Si has contratado a un diseñador externo, asegúrate de comunicárselo desde el principio.

12. Por último, considera el contexto

Puede que un cartel para un evento o una campaña sólo se utilice una vez, o durante un tiempo limitado. Pero lo más probable es que haya varias ocasiones e incluso diferentes canales en los que puedas utilizar tu cartel.

Tal vez puedas reutilizar el diseño como portada de un libro electrónico, ventana emergente de un sitio web, diseño de una camiseta u otro medio analógico.

No recibas un reciclaje interminable ni satures a tu público, pero transferir tu cartel a otros medios de forma creativa puede ahorrarte algo de dinero en marketing.

Utiliza nuestros consejos para estirar al máximo tu presupuesto, imprimir carteles baratos al por mayor y maximizar el retorno de la inversión.

Si sabes algún consejo más para imprimir carteles baratos al por mayor, coméntalo 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *